Viva otra vez

En la ciudad de Murcia, Agustina de Jesús, de la Tercera Orden de San Francisco, salió una mañana de Pascua de su casa a visitar las siete iglesias. Habiendo llegado a la de san Diego, una criada suya que la acompañaba tuvo un fuerte mareo y se cayó al suelo, golpeándose con una piedra que le abrió la cabeza, gran herida por la que poco después falleció.

Acudieron cirujanos, y después de mucho esfuerzo y pasadas ya tres horas declararon su muerte. Agustina de Jesús, que estaba presente y había invocado a San Pascual Bailón, de quien era muy devota, suplicó a los religiosos que trajesen la reliquia del santo. Al oír esto uno de los cirujanos dijo que aquello era tentar a Dios, porque la criada ya estaba muerta. Pero Agustina tenía una viva fe, y confiaba en no regresar a su casa sin llevarse viva a su criada, por lo que instaba a los religiosos a que le trajesen la reliquia mencionada.

Ante su insistencia la trajeron, y aplicándola a la cabeza de la difunta, al instante abrió los ojos y empezó a preguntar por su señora. Y sin ningún remedio natural se le cerró repentinamente la gran herida de la cabeza. En compañía de su señora se fue caminando por su propio pie a la casa, con tanta admiración de los presentes, y de toda la ciudad, que por quince días acudieron muchas personas de la zona que querían ver a la mujer resucitada.

(“Vida, virtudes y maravillas del santo del Sacramento, San Pascual Bailón”. Fray Pascual Salmerón. 1858).

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: