Visión de un condenado

Se trata del testimonio del Beato Ricardo de Santa Ana, un sacerdote franciscano que fue martirizado en Nagasaki, 1622, cuando quemaron su cuerpo. Esta aparición de un alma condenada que relataremos aquí fue relatada por el Beato como una de las razones principales por las que decidió entrar en la vida de religión. El testimonio se encuentra en tres obras: Adrian Lyroeus lo documentó en su “Trisagio Mariano” (Libro III), San Alfonso María de Ligorio también cita los mismos hechos en sus “Glorias de María”, y finalmente el mismo suceso se encuentra en los documentos auténticos conocidos como “Anales de las misiones franciscanas, para los años 1866-67”.

beato_ricardo_santa_ana

Beato Ricardo de Santa Ana

Mientras el Beato Ricardo vivía en Bruselas en 1604 había dos jóvenes estudiantes que en lugar de aplicarse al estudio, sólo pensaban en vivir placeres, aunque fuesen pecaminosos. Una noche, entre otras, cuando se fueron a un prostíbulo, uno de los dos se fue del lugar después de un rato, dejando a su compañero atrás.

Este último, habiendo llegado a su casa y apunto de acostarse a dormir se acordó de que no había rezado ese día los pocos Avemarías como tenía el hábito de hacerlo desde su infancia en honor de la Santísima Virgen. Como estaba muy cansado le resultó difícil rezar las cortas oraciones, pero sin embargo hizo el esfuerzo y las rezó, aunque sin devoción. Luego cayó rápidamente dormido. Poco después escuchó un rudo golpe en la puerta, e inmediatamente después vio a su compañero, desfigurado y repulsivo.

“¿Quién eres?”, le preguntó. “¿Qué? ¿No me reconoces?”, replicó el infeliz. “Pero, ¿por qué estás tan cambiado? Pareces un demonio”. “Oh, apénate por mí, porque estoy condenado”. “¿Cómo es eso?”. “Bien, sabe que al salir de esa casa maldita una persona malvada saltó sobre mí y me estranguló. Mi cuerpo ha permanecido en el medio de la calle, y mi alma está en el Infierno. Sabe, es más, que el mismo castigo te espera, pero la Virgen te ha preservado de él gracias a tu práctica de recitar cada día los tres Avemarías en su honor. Y bendito eres si sabes cómo sacar provecho de esta información, que la Madre de Dios te da a través mío”.

Cuando terminó estas palabras, el alma condenada abrió en parte sus ropas, permitiendo que las llamas y los espíritus infernales que le estaban atormentando fuesen vistas, y luego desapareció. Entonces el jóven que lo había visto, sollozando incontrolablemente, se arrojó sobre su rostro en el suelo y rezó por largo tiempo, agradeciendo a la Santísima Virgen.

Mientras estaba rezando de esta manera, comenzó a refleccionar sobre lo que tendría que hacer para cambiar su vida, y en ese momento escuchó la campana del Monasterio Franciscano. En ese mismo momento dijo: “Entonces allí es donde Dios me llama a hacer penitencia”.

Muy temprano al día siguiente fue al convento y rojó que el Padre Guardián lo recibiera. El Padre, que estaba muy consciente de su mala vida, no estaba interesado en absoluto en recibirle. El joven estudiante, llorando un torrente de lágrimas, le contó todo lo que había ocurrido. El buen sacerdote inmediatamente envió a dos religiosos a la calle indicada, y allí encontraron el cuerpo del asesinado. Así, el joven pronto fue admitido como postulante entre los Hermanos, a quienes pronto edificó con una vida completamente dedicada a la penitencia y la reparación.

Fueron estos terribles acontecimientos que tocaron en lo más profundo el santo temor y la devoción a la Santísima Virgen en el mismo Beato Ricardo, y ello le llevó a consagrarse inmediatamente y por completo a Dios y Su Santa Madre, en la misma Orden e la cual el joven estudiante, tan maravillosamente protegido por María, había sido recibido.

Tagged with:     , , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: