Símbolos del Papado

En nuestro libro sobre el sacerdocio explicamos la belleza y el rico significado de sus vestimentas. Hemos tratado, también, sobre la trascendencia de cada detalle de las construcciones religiosas. Hoy avanzaremos sobre el supremo simbolismo del Papado.

Como verdadero “Cristo en la tierra” en el decir de San Ignacio, el Sumo Pontífice goza de un poder y una sacralidad únicas en el Universo. Se reviste y enaltece su poder con insignias que revelan por si mismas su papel entre los hombres, ante los ángeles y los Cielos.

Una pregunta natural en el lector sería que, siendo un Pastor de pastores, ¿por qué se precisarían de tanta riqueza de símbolos? La respuesta está en que en sí, el Santo Padre encarna toda la sublimidad divina y humana.

A lo largo de los siglos la Iglesia se ha enriquecido con santidad, las progresivas explicitaciones de las enseñanzas de las Sagradas Escrituras y la luz de la santidad de sus almas, formando la Santa Tradición.

¿Qué símbolos revisten al Supremo Pontífice?

El primero es el Anillo del Pescador. Es el más importante de todos y consiste en un anillo de oro en el que está grabada la barca de Pedro, el símbolo de la Iglesia y el nombre del Papa que lo porta. Ya en el año 1265 el Papa Clemente IV lo menciona como antigua costumbre de sus predecesores en el trono de Pedro para mantener el sigilo de sus documentos, vertiendo un poco de cera caliente al final del texto e imprimiendo el sello, o bien para cerrar el sobre. En esa cera quedaba estampada, a vista de todos, su nombre y el de la barca. Con el tiempo se utilizó en todos los documentos oficiales de la Iglesia, que son conservados en el Vaticano. Cada Anillo del Pescador es destruido por el Cardenal Camarlengo de la Santa Iglesia tras constatar la muerte del Papa. Con esta ceremonia se simboliza el fin de la autoridad del Pontífice fallecido e impide cualquier uso indebido.

A diferencia de los obispos y abades mitrados que usan un báculo, el Santo Padre utilizala Férula. Si el báculo nos recuerda el cayado de un pastor, indicando la autoridad del portador sobre la diócesis o abadía, la Férula tiene forma de Cruz, señalando la jurisdicción universal del Papa. Éste símbolo ya era usado al amanecer de la Edad Media y en su auge era recibida por el nuevo pontífice como símbolo de gobierno, que incluye el castigo y la penitencia.

La Sedia Gestatoria es el trono portátil en el que se traslada el Papa, llevado por 12 hombres llamados sediários o palafreneros, que visten ropajes rojos con ornamentos de oro. Va acompañada por dos asistentes que llevan los Flabelli o flabelos, grandes abanicos de pluma de avestruz que remontan su origen hasta el silo IV. En ésa época los flabelli eran utilizados por los antiguos magnates para apartar de ellos los insectos. Con el tiempo permanecieron como elementos decorativos y marco que realza la altísima dignidad del Pontífice Supremo.

Encontramos referencias a la Sedia Gestatoria ya en el 521, como reminiscencia de los antiguos reyes y con seguridad sabemos que viene siendo usada desde antes del primer milenio.

En la Santa Misa o en otras ceremonias, sobre los paramentos litúrgicos el Papa también utiliza el Palio. Se trata de una rica cinta circular de la que descienden dos fajas de unos 30 centímetros, una por el pecho y otra por sus espaldas. La tela es ornada con seis cruces pequeñas, rojas, para recordar la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo derramada en la redención, y es sostenida por tres agujas de oro que evocan los clavos con que el Divino Cordero fue crucificado.

Los arzobispos también utilizan el palio, si bien son más simples, y los obispos de los ritos orientales católicos lo usan con mucho más ornato.

Otra insignia pontificia es el Fanon, una pequeña capa sobre los hombros, como una doble muceta de seda blanca con listones dorados. Está reservado solamente al Papa durante las Misas pontificiales y representa el escudo de la fe que protege a la Iglesia Católica personificada en el Sumo Pontífice y sólo él, jefe visible de la Iglesia de Cristo, puede usar el Fanon. Las fajas verticales, de color dorado, representan la unidad e indisolubilidad de la Iglesia latina y oriental. Ya era usado en el siglo VIII, pero quedó de uso exclusivo del Papa a partir del siglo XII.

El sub-cinctorium, succintorio o subcingulum, también es sólo usado por el Papa en las Misas pontificiales. Consiste en una estrecha faja, decorada en las extremidades con una cruz y un cordero, colgando del lado izquierdo. Se le menciona por primera vez en el siglo X, donde los escritos medievales lo mencionan también en uso episcopal, y estaba dotado de una bolsa con limosnas para distribuir entre los pobres. Rememora la toalla usada por nuestro Señor en la Última Cena para lavar los pies de los Apóstoles. Curiosamente, cada vez que la herejía enarbola el nombre de los pobres y la humildad de los prelados, el subcíngulo deja de usarse.

El Manto es una capa mucho más larga, exclusiva del Papa. En su origen era roja y luego pasó a llevarse en los colores de los tiempos litúrgicos. El Papa lo usa cuando es transportado en la Silla Gestatoria. Dante le menciona en su Divina Comedia, en el siglo XIII. El Manto es mucho mayor que el Papa, quien al sentarse en su trono de gobierno universal, coloca sus pies sobre él en tanto los asistentes se distribuyen sobre los escalones del trono. Indica la superioridad absoluta del Papa. Los demás dignatarios llevan mantos menores.

El Manípulo Papal es semejante al que utilizan los obispos y sacerdotes, con la diferencia de que los hilos que le unen son dorados o rojos, para simbolizar la unión de las iglesias católicas, o ritos católicos de Oriente y Occidente, y se utiliza en la liturgia desde el siglo VI.

Finalmente tenemos el “umbraculum” o umbrella, la rica sombrilla de color dorado y rojo que los Papas usan para protegerse del sol. Antiguamente era una prerrogativa propia de los reyes. Es el símbolo del poder temporal del Papado, instituido por Alejandro VI en la transición de la Edad Media hacia el Renacimiento.

Tras la muerte de una Papa y hasta que no se elija y entronice a su sucesor, es el símbolo de la vacancia de la sede de Pedro – sedevacancia – cuando se exhibe el símbolo del Cardenal Camarlengo, la sombrilla abierta con las llaves del Reino en forma de cruz.

El umbraculum es a veces un privilegio de las basílicas, donde habitualmente se expone junto al altar o en procesiones.

Tagged with:     , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: