San Martín de Tours y la verdadera grandeza

San Martín fue un hombre humilde, que tenía un efecto calmante sobre la gente, como si fuera una medicina que al mismo tiempo que suaviza relaja la mente. Era muy afectuoso, y por ello muy honrado y querido por el emperador Máximo y su esposa. No era raro ver a la emperatriz esperando al Obispo Martín de Tours, traerle el agua para lavarse las manos o inclinarse humildemente al verlo entrar a la sala. Es que era visto como un santo y se lo trataba de acuerdo a ello.

Sin embargo, cuando Valentiniano II, un ario, sucedió al emperador Máximo, no siguió así la relación. La reputación y poderosa influencia de San Martín sobre la gente, hacía sentir amenazado a Valentiniano, que lo odiaba y despreciaba.

En una ocasión en que San Martín entró a la corte y los cortesanos se pusieron de pie, como era acostumbrado, el emperador no lo hizo, mostrando deliberadamente su desacato.

Cuando San Martín se acercó al trono, Valentiniano seguía sentado; entonces, súbitamente, el trono en que se encontraba ardió en llamas. Este saltó alarmado, mientras los guardias apagaban el fuego. Entonces el santo se acercó y, arrodillándose ante él, le dijo: “La verdadera grandeza requiere de verdadera humildad”.

San Martín de Tours vivió en el siglo cuarto. Murió el 8 de noviembre del 397 DC. Su festividad se celebra el 11 de noviembre.

(“La vida de San Martín de Tours”, de Sulpicius Severus).

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: