San Juan Ante Portam Latinam

El 6 de mayo celebra la santa madre Iglesia la fiesta de San Juan Ante-portam-latinam, y en ella un milagro maravilloso que obró el Señor en honra y gloria de su amado discípulo San Juan Evangelista, y fue de esta manera.

Después de Vespasiano y de Tito, que fueron emperadores modestos, sucedió Domiciano en el Imperio, muy distinto de Vespasiano, su padre, y de Tito, su hermano, y realizó la segunda persecución contra los cristianos, afligiéndolos sobremanera.

Estaba a la sazón el glorioso San Juan Evangelista en Asia, y alumbrando con su doctrina y vida santa a todos los fieles, que le miraban y reverenciaban como a un varón celestial, apóstol y discípulo del Señor, y como un oráculo y luz del mundo.

Fue apresado en la persecución de Domiciano, siendo ya de mucha edad, y con grandes fatigas, pesadumbres y molestias le llevaron a Roma, donde por no querer obedecer a Domiciano y adorar a los falsos dioses, fue condenado a ser echado en una tina de aceite hirviendo, para que con aquel tormento acabase su dichosa vida.

Se determinó el día 6 de mayo del año 92, y el lugar era la puerta de la ciduad, que por salirse por ella a los pueblos de Lacio, y de aquí llamados latinos, se llamó y hasta hoy se llama la puerta Latina.

Estuvo el senado presente a este espectáculo, al cual concurrió toda la ciudad por la gran fama del santo apóstol, y por su venerable ancianidad y por la novedad del caso. Y habiéndole azotado primero (como era costumbre de los romanos hacerlo con los condenados a muerte), le desnudaron y echaron en la tina de aceite hirviendo que allí tenían preparada.

Entró San Juan con gran alegría y seguridad, acordándose de que Cristo Nuestro señor le había dicho a él y a su hermano santiago que beberían el cáliz de su pasión. Y considerando cuánto más amargo y doloroso había sido el de la cruz, que el mismo Señor había bebido por él, deseó pagar de esta forma aquel inestimable beneficio, y morir por amor del que por su amor había dado la vida, y por este camino llegar a gozar de la bienaventuranza eterna.

Entrando en la tina el santo apóstol, el fuego perdió fuerza y el aceite que hervía se convirtió en un rocío celestial, y los tormentos en refrigerio Y para que se viese que todas las criaturas sirven al Creador y la diferencia que hay entre el justo y e pecador, entre el cristiano y el pagano, atizando los ministros impíos el fuego, y echando leña para que ardiese más, el mismo fuego se vengó de aquella crueldad, y a muchos de ellos los quemó, sin hacer ningún tipo de lesión al santo.

Salió San Juan de la tina más puro y resplandeciente, y con más vigor que con el que había entrado (como sale el oro fino del crisol), con gran terror y espanto de los gentiles, y consuelo y alegría de los fieles, e indignación del emperador, el cual le mandó desterrar a una isla apartada que se llamaba Pathmos, no lejos de la isla de Candía, adonde fue llevado el glorioso evangelista, y tuvo en ella grandes revelaciones y regalos del Señor, y escribió el Apocalípsis.

Estuvo san Juan Evangelista en este destierro hasta la muerte de Domiciano, y en ese tiempo convirtió a aquellos isleños de Pathmos, y bárbaros a la fe de Cristo Nuestro Redentor.

San Dionisio Areopagita le escribió una epístola, en la cual le dice que pronto quedaría libre, y se verían los dos, y San Juan retornaría de aquel destierro a Asia, porque así se lo había revelado el Señor. Y así sucedió, porque luego de que mataron en Roma a Domiciano por sus grandes vicios, con el aborrecimiento que todos le tenían, el senado deshizo todo cuanto él había hecho en su vida, y revocó sus decretos y condenaciones. y con esto el santo evangelista volvió de su destierro a Asia, y fue recibido por todos los cristianos como si viniera del Cielo, mirándole como apóstol tan querido del Señor, como profeta y mártir que había padecido por Él, y a quien no había faltado la voluntad y ocasión de morir por Cristo, sino el efecto de la muerte que no le quiso conceder el Señor, para que escribiese después el sagrado Evangelio, y volase como águila a lo más alto del Cielo.

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: