San Bernardino de Siena: La mejor hora para rezar

Antes de las tres en punto de la tarde es el momento en que es mejor rezar. En todo momento es bueno rezar, pero la mañana es mejor que cualquier otra hora, y os mostraré por qué es así. Debido a esto la Iglesia ha ordenado que las Misas se digan en la mañana, donde se pide la gracia para todo el día.

¿Por qué la mañana más que cualquier otra parte del día? Porque en la mañana la mente está tranquila, y no nos quejamos del cansancio del día que ha pasado. Hemos reposado por la noche, y estando libres de la pasión nuestros pensamientos pueden elevarse hasta Dios mejor que durante el resto del día. Esa hora es la más conveniente, la Santa Iglesia es testigo de que a esa misma hora ha recibido mayor gracia de Dios que en cualquier otro momento en que haya rezado.

Una segunda razón es esta: ¿veis que cuando el sol se levanta entonces las bestias salvajes, lobos, zorros y otras bestias, así como aves como las lechuzas, que se encuentran en plena forma, van a dormir, y cuando ven la luz buscan la oscuridad y se envuelven en ella? Son como los demonios. Los demonios tienen más poder en la noche que en el día. Es decir, el sol de Dios ilumina al alma. ¿Y por qué creéis que las tentaciones de la noche son muchas más que las del día? Sólo por esta razón, porque tienen más poder en la noche que en el día, lo que significa que el sol de la gracia hace que el alma iluminada se incline más hacia Dios.

(San Bernardino de Siena. Sermón XX: Qué y cómo debemos pedir a Dios).

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: