San Anselmo de Canterbury: El alma hacia Dios

Señor, Dios mío, Creador y Reparador de mi ser, di a mi alma, llena de deseos, dile que eres otro del que ella ha visto, para que vea, en fin, sin velo lo que aspira a ver. Atentamente busca ver más de lo que ha visto, pero no ve nada más de lo que ha visto, nada sino profundas tinieblas. O, mas bien, no ve tinieblas, porque en Ti no las hay, pero ve que no puede ver más a causa de sus propias tinieblas.

¿Por qué esto, Señor, por qué? ¿Su ojo está oscurecido por su debilidad o deslumbrado por Tu esplendor? Sí, su ojo está oscurecido por sus propias tinieblas y deslumbrado por Tu luiz. Su corto alcance la ciega, se pierde en Tu inmensidad, está encerrado por sus estrechos límites, sobrepasado por Tu grandeza ilimitada. Porque, ¡cuán grande es esta luz de donde brota y brilla toda verdad, que luce a los ojos del alma dotada de razón! ¡Cuán vasta esta verdad en la cual está todo lo que es verdad y fuera de la cual no hay más que nada y mentira! ¡Cuán inmensa es, ella que de un solo vistazo ve todo lo que existe, de qué principio, por qué poder, y de qué manera ha sido hecho de la nada! ¡Qué pureza, qué simplicidad, qué certeza, qué brillo se encuentra en ella! Mucho más, sin duda, de lo que la criatura puede comprender…

Tú existes verdadera y simplemente porque no tienes pasado ni futuro, sino únicamente un presente, y no se puede suponer un momento en que no existas. Pero Tú eres la vida, la luz, la sabiduría, la felicidad, la eternidad y todos los bienes, de cualquier clase que sean y, sin embargo, no eres sino el Bien único y supremo que Te bastas a Ti mismo enteramente y no careces de nada.

Yo te suplico, ¡oh Señor! haz que Te conozca, que Te ame, a fin de que encuentre en Ti toda mi alegría… Que mi alma tenga hambre de esa felicidad, que mi cuerpo tenga sed, que mi sustancia entera la desee, hasta que entre en la gloria del Señor, que es Dios trino y uno, bendito en todos los siglos. Así sea.

(San Anselmo de Canterbury. Proslogion. Caps. VII, XXII y XXVI)

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: