Representación de los Evangelistas

Cuando los Evangelistas son representados juntos, es en su carácter de testigos, sobre cuyo testimonio descansa la verdad de la Cristiandad. Cuando están solos, usualmente son representados como maestros o patronos. Los símbolos más tempranos de los Evangelistas son de una cruz griega, con un rollo o libro en cada ángulo, emblemas de los escritores de los cuatro Evangelios.

El segundo símbolo fue el de los cuatro ríos que confluían del Paraíso. En ocasiones el Salvador con un cordero, o el Agnus Dei simbólico, era representado en un lugar elevado, con los cuatro arroyos que simbolizan a los Evangelistas fluyendo debajo de Él.

El siguiente símbolo fue de las cuatro fieras criaturas de la visión de Ezequiel (1:5). Éstas fueron interpretadas por los judíos como representaciones de Arcángeles; también de los Profetas Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel. Pero los primeros cristianos los explicaron como los emblemas de los Evangelistas.

Las cuatro “bestias” del Apocalipsis recibieron la misma explicación, y en el siglo VII se volvieron los símbolos distintivos de estos testigos inspirados. San Jerónimo explica la aplicación individual de esos símbolos de esta forma:

1. El Querubín, que se parece más a un ser humano, fue dado a San Mateo, porque él habla más de la naturaleza humana de nuestro Salvador que de la divina.

2. El León simboliza a San Marcos por tres razones: a) él comienza su epístola con la misión de San Juan Bautista, “la voz del que clama en el desierto”; b) el rey de las bestias es un tipo de dignidad real de Cristo, que San Marcos deja tan clara; c) según una tradición oriental, los jóvenes leones nacen muertos, y después de tres días viven por el aliento o rugido del padre, y por eso es un emblema de la Resurrección, de la cual San Marcos es llamado el historiador.

3. El Buey es dado a San Lucas porque él expresa especialmente el sacerdocio de Cristo, y el buey es símbolo del sacrificio.

4. El Águila fue otorgada a San Juan como un emblema de los elevados vuelos de su inspiración.

Otros consideraron estas “bestias” como símbolos de la Encarnación, Pasión, Resurrección y Ascención de Jesucristo, y también creyeron que representaban el carácter cuádruple de Nuestro Señor como Hombre, Rey, Sacerdote y Dios.

Estas criaturas simbólicas siempre han sido representadas como aladas. La unión de las cuatro forma un emblema misterioso llamado el Tetramorfo.

En otro símbolo una mujer representa la nueva Ley o la Iglesia. Estaba coronada y sentada sobre una criatura que tenía las cuatro cabezas de estas bestias simbólicas, el cuerpo de un caballo, y cuatro patas, abrazando a cada una de las cuatro criaturas.

El siguiente avance fue la combinacion de la forma humana con las cabezas de estas bestias místicas. Figuras formadas de esa forma en ocasiones eran representadas alternativamente con las de los Profetas, formando todos un círculo.

Mas tarde el símbolo que se conservó en la representación de los Evangelistas fueron las alas. Estaban unidas a la forma humana. Llevaban sus libros, y las criaturas simbólicas eran representadas cerca de ellos o a sus pies.

Los Evangelistas con frecuencia han sido representados juntos, con cuatro Profetas, simbolizando así la antigua y la nueva ley; o con cuatro Doctores de la Iglesia, como testigos e intérpretes de la Verdad.

En el arte más tardío, los Evangelistas aparecen sin emblemas o atributos; en ocasiones con sus nombres inscritos arriba o debajo de su imagen. Hablando de las etapas simbólicas, Mons. Jameson dijo en su obra “Arte sagrado y legendario”: “Es interesante detenerse un momento y tomar una visión rápida retrospectiva del progreso, desde el principio hasta el final, en la expresión de una idea a través de la forma. Primero, tenemos el mero hecho. los cuatro rollos o libros. Luego la idea: los cuatro ríos de la salvación, fluyendo de lo alto para fertilizar la tierra. Tercero, el símbolo profético: el querubín alado de cuádruple aspecto. Después, el símbolo cristiano de las cuatro bestias en el Apocalipsis con o sin alas de ángeles. Luego la combinación del animal emblemático con la forma humana. Después los personajes humanos, cada uno de aspecto venerable o inspirado, que se vuelven maestros y testigos; y cada uno asistido por el emblema Escritural, ya no un emblema, sino un atributo que marca su vocación y carácter vocacional. Y finalmente, el emblema y atributo son ambos descartados, y tenemos el ser humano solamente, sosteniendo su Evangelio, esto es, su versión de la doctrina de Cristo”.

Tagged with:     , , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: