Poesía de la Concepción de María Santísima

I. La culpa

Paraíso de delicias
el eterno Dios creó,
donde el hombre colocó;
y de placer y delicias
sin medida le colmó.

Su desastrosa caída
buscó el hombre con urgencia,
no pensando que perdida
dejaba a su descendencia,
desterrada de la vida.

Se compadeció el Señor;
¿qué otra cosa pudo ser
siendo Dios Padre de amor?
Y para ello a una Mujer
escogió con gran primor.

Por ello oyóse al Eterno
estas frases pronunciar:
‘Confúndase el fiero averno;
la soberbia del infierno
María sabrá humillar’.

II. El remedio

Antes de sonar la hora
de la inmensa creación,
y antes de nacer la aurora,
ya te saludo, Señora,
en tu pura Concepción.

Prevista y predestinada
fue tu Concepción, María,
porque así la malhadada
raza de Adán desgraciada
hallara en ti su alegría.

La promesa se cumplió,
porque era de Dios promesa;
vuestra Madre concibió,
pero en su Hija no encontró
Satanás donde hacer presa.

Él se marchó descontento,
como era natural;
y el mundo en aquel momento
vio a María, ¡qué portento!
sin pecado original.

III. La gratitud

Por esta misma razón
la Iglesia amaba y creía
vuestra pura Concepción;
y la llenó de alegría
la ansiada definición.

Por ello con gran fervor
todo el mundo ha abrazado
al templo que han formado
la gratitud y el amor
a María sin pecado.

También por ello mi anhelo
protesta que en muerte y vida
no buscará más consuelo
que el de la Reina del cielo
sin pecado concebida.

Tagged with:     , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: