Poesía a la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora

¡Cual silba doloso velado el precito
y arrastra y avanza taimado reptil,
e infiltra su soplo veneno maldito
y el alma emponzoña de esposa gentil!

“¡Seréis como dioses!” y nace el orgullo
que a Dios con el hombre querrá confundir;
y pasa al esposo su pérfido arrullo,
y el ser endiosado consigue… morir.

Al padre responde con hondo gemido
la larga progenie del mísero Adan,
y el hijo que asoma del hombre caido
por siervo al instante lo marca Satán:

Y al sordo lamento de edades que gimen,
y al hórrido imperio del genio del mal,
el ser degradado y esclavo del crímen
empapa la tierra con llanto mortal.

Cual lúcido punto, tas niebla sombría,
de lejos incierto despuntar un albor…
Dios dijo al maldito: la mujer un día
hundirá en tu frente su pie vencedor.

Y hundióle, aplastando la impura cabeza,
y dio al que muriendo la muerte venció,
y alzóse radiante de gracia y belleza
la que ni unmomento su yugo sufrió.

Mas ¡ay! que del antro donde corre vencido
con rabia y oprobio su faz a esconder,
deslízase astuto soplando al oído
al hombre insensato que quiere perder;

Y del Edén bello la pálida escena
su inmortal venganza prepara cruel,
y al fragor siniestro de infanda cadena
al mortal inspira que su Dios es él.

Es él que producto del átommo ciego
sin freno en el mundo se adora señor,
buscando en el fango su dicha y sosiego,
buscando en el goce su centro y amor.

Es él que sacude la noble coyunda
y de oro y deleites afánase en pos,
del error le absorbe la sima profunda:
¡Dios es lo visible! ¡la razón es Dios!

Así murmuraba con sordo silbido
la pérgida sierpe que halaga al mortal,
de antiguo veneno su labio ¡ay! henchido,
falaz como el brillo del hidra letal:

Y el mundo en letargo su voz escuchaba
el fruto de muerte tragando voraz,
tendido en el cieno su anda adoraba
al ídolo impuro volviendo la faz:

Mas suena en el cielo la voz del Potente,
la ciudad eterna le torna a su vez;
y el orbe postrado recibe ferviente
de la ilesa Virgen el ínclito prez.

Cae del espúreo la máscara impía:
cual la culpa feo vomita su hiel;
mientras que aclamando la limpia María
el júbilo estalla del Héspero fiel:

Limpia, que ni un punto ni un rápido instante
de Satán mordida la Electa gimió,
y así lo pregona la grey militante
que el sol de María lunar no sufrió.

¡Oh gloria! ¡oh triunfo! su diente rechina
y muerde su lengua reptil secuctor,
y bate su cola de muerte y de ruina
y el báratro inmundo retumba de horror.

¡Mi querida patria! tu frente levanta
que agobian temores y anubla el pesar,
sosiega, no temas, a la Inclita canta,
invoca en tu apuro la EStrella del mar.

Evoca las sombras que yacen dormidas,
la voz de tus fuertes renueva leal,
y el himno retumbe de edades queridas
juntando a su grito tu grito inmortal.

Tagged with:     , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: