¿Podemos venerar santos “ortodoxos”?

Pregunta: Hola me gustaría que me explicaran si es “correcto” que un Católico venere santos propiamente de la iglesia ortodoxa, como por ejemplo Sergio de Radonezh, ya que son santos que vivieron después del sisma de las iglesias de oriente…. Gracias.

Respuesta: La paz de Cristo sea en su alma y le colme de Su Divino Amor. Su pregunta es muy interesante para los tiempos en que vivimos. La fe no es un sentimiento sino una creencia que aceptamos como tal y la vivimos en consecuencia. Por eso es tan importante ocuparnos de que lo que pensamos, creemos y hacemos esté en conformidad con lo que la Santa Iglesia nos dice y enseña.

Respecto al caso de san Sergio de Radonezh, el abad patrono de Rusia fue canonizado por Nicolás V en 1449. Es un santo católico, por lo que podemos y debemos rendirle piadoso culto. Su carisma místico es una luz para todos los tiempos.

Los cismáticos rusos mantuvieron el culto a los santos y continuaron la devoción a los que heredaron antes de apartarse de la Iglesia.

Como en el caso de San Sergio de Radonezh pasa con otros grandes santos como San Agustín y san Honorio de Canterbury, San Ambrosio de Milán, o San Agustín de Hipona, Doctor de la Iglesia, San Gregorio Magno. San Gregorio Nacianceno, San Gregorio Taumaturgo, San Patricio de Irlanda, San Isidoro de Sevilla, San Juan Clímaco, San Juan Crisóstomo, San Juan Damasceno, San Isidoro de Lyon, San Martín de Tours, San Policarpo de Esmirna, San Aidan de Lindisfarne, San Alejo, San Basilio, San Benito de Nursia, San Brandan, Santa Brígida, Santa Catalina de Alejandría, los santos Cosme y Damián, San David de Gales, San Dionisio Areopagita y San Dionisio de París, Santa Dorotea, San Dunstán, San Esteban de Hungría, Santa Eulalia, San Fausto, San Fructoso, San Gil, San Germán de Auxerre, los santos Gervasio y Protasio, San Vicente de Huesca, San Hermenegildo, San Honorato de Arlés, San Ignacio de Antioquía, San Ildefonso, San Julián de Toledo, Santa Ludmila de Bohemia, Santa Lucía, Santa Radegunda, Santa Margarita de Antioquía, San Paulino de Nola, San Onofre, San Pantaleón, San Wenceslao I de Bohemia, San Nicolás de Bari o San Valentín.

La lista es amplia, con diferencias según la secta ortodoxa. Algunos respetaron más o menos en conformidad con las tradiciones locales. Los griegos o los rusos no mantuvieron los mismos cultos. Entre los santos que veneran los cismáticos encontrará incluso Papas como San Alejandro I, San Agapito, San Agatón, San Eleuterio, San Fabián, San León I el Magno, San Lino, San Marcelino, San Martín I, San Silvestre I, los santos Sixto I y II o San Urbano I. En todos los citados arriba y aquí encontrará modelos perfectos de catolicidad.

También hallará diferencias como la de, por ejemplo, el papa Liberio. Los autodenominados “ortodoxos” le veneran como santo, pero en la línea cronológica del Papado él es el primero en no ser venerado como tal.

Su intuición es correcta en el punto de quienes vivieron antes o después de renegar del Papado. No es posible la santidad si se niega la fe. La obediencia al Sucesor de Pedro es un artículo fundamental y quien desobedece a un Papa legítimo es un cismático. Hasta allí tendríamos el primer problema grave: no podemos venerar a cismáticos porque no reconociendo al Vicario de Cristo le niegan a Él mismo. Podrán ser personas muy virtuosas, grandes místicos, pero entre paganos también les encontraría. Los santos son modelos heroicos de ortodoxia y virtud.

Como en toda desviación de la fe, se comienza por una negación y se termina cayendo en otras, movidas por los vicios particulares de los pueblos o sectas particulares. Los ortodoxos continuaron con muchas herejías y aberraciones. Vea usted que Focio, en el cisma de 858-867, levantó la negación de la procedencia del Espíritu Santo de Dios Padre y de Nuestro Señor Jesucristo. Fue tan grave este punto sostenido por los cismáticos que el Papa San León III ordenó que el Símbolo Niceno-Constantinopolitano, sin la añadidura, fuera grabado sobre dos tablas de plata y expuesto en la Basílica de San Pedro. Eran tiempos del arrianismo y el celo por la fe era guardado piadosamente y se explicitó en el Credo bajo las fórmulas de “engendrado, no creado” y “consubstancial al Padre”. Tiene además cuestiones de concepciones teológicas respecto al poder o conceptos como el fatalismo. Hacemos estas consideraciones para ver que no es cosa liviana el problema de los ortodoxos.

En consecuencia, no podemos venerar “santos” que de alguna manera “canonizaron” los cismáticos o herejes. Esas canonizaciones no son válidas, pues no es Pedro quien les reconoce santos. Sólo el Papa, su Sucesor, posee el poder conferido por el mismo Cristo, detentado en Sus Llaves, con la autoridad expresa de que “todo aquello que ate en el Cielo será atado en la tierra”.

Sin duda hay casos complejos como todos aquellos que vivieron en plena comunión con la Iglesia pero que por diversas razones no fueron canonizados por Roma y hoy se les rinde culto en las tierras de los ortodoxos. Si no negaron artículos de fe ni el Papado, es posible que algún día se les canonice. Pero si participaron de las desviaciones comentadas, no es correcto rendirles culto, como no lo sería con los canonizados por sectas, herejes o paganos.

Roguemos a Sergio de Radonezh y a todos los santos, con el auxilio de los ángeles, bajo la protección sobrenatural de María Santísima para que estas gentes se conviertan y vivan plenamente la fe. Que su devoción rinda frutos en su alma y su apostolado. Ruegue por nosotros, que le tendremos presente en nuestras oraciones y la de todos los lectores.

Consejo Editorial
Boanerges · Resistencia Católica

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: