Permiso para partir

Cuando en una ocasión San Columbano se encontraba en el monasterio de Luxeuil, uno de los hermanos, que también se llamaba como el santo, sufrió elevadas fiebres y empezó a agonizar. Esperaba con deseo su liberación feliz, y cuando quería dar su último suspiro, confiado del eterno premio que había ganado con su largo servicio, tuvo una visión de un hombre vestido de luz que se aproximó hasta él y le dijo: “no puedo liberarte de tu cuerpo, porque Columbano, tu padre, con sus oraciones y lágrimas lo impide”.

Al escuchar esto el enfermo pidió al monje que lo cuidaba que fuese a llamar al santo. El religioso, que se llamaba Theudegisel, lo encontró en la iglesia rezando, y le repitió su encargo. Columbano fue rápidamente y le preguntó qué quería. Entonces el hermano enfermo le dijo. “¿Por qué me detienes con tus oraciones en este mundo de tristezas? Están presentes quienes me llevarían si no fuesen detenidos por tus lágrimas y oraciones. Te lo ruego, quita los obstáculos que impiden que se abra el reino celestial para mi”.

San Columbano lo comprendió, e hizo una seña para que todos los religiosos se acercaran. Su alegría por la visión del moribundo disminuyó la pena que hasta entonces había sentido ante la pérdida de su santo compañero. Concediéndole su permiso, le alimentó con el Cuerpo de Cristo como viático, lo bendijo, y después de un último beso comenzaron todos a entonar un cántico mortuorio. Y así fue como el piadoso monje pudo al fin partir aliviado hacia su morada eterna.

(Vida de San Columbano, escrita por Fray Jonas. Siglo VII, en Acta Sanctorum Ordinis S. Benedicti. Vol I. 1733)

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: