Perfección de Dios

Este primer precepto del decálogo impone el deber de dar a Dios el culto y honor que le son debidos. Quien sea este Dios, no nos es posible comprenderlo en su inconmensurable extensión: pero nos basta saber que es independiente; todas las cosas dependen de Él, y Él no depende de nadie, y por esto posee en su plenitud todas las perfecciones que nadie le puede quitar ni limitar. Es un Dios omnipotente, que puede cuanto quiere. Con un acto de Su voluntad creó el mundo.

Primero creó los cielos y los ángeles, que son puros espíritus, y los creó en su gracia. Pero Lucifer, uno de ellos, recibida la orden de adorar al Hijo de Dios que había de humanarse, no quiso obedecer porsu soberbia; y rebelándose contra Dios, arrastró consigo a la rebelión a la tercera parte de los ángeles, y al punto todos estos ángeles rebeldes fueron por San Miguel arrojados del cielo y condenados al infierno. Estos son los demonios tentadores que nos inducen a pecar para hacernos compañeros de su castigo. Y nosotros, miserables, si no tuviéramos el socorro de Dios, careceríamos de fuerza para resistir a sus tentaciones. Mas Dios, para darnos esta ayuda, cuando somos tentados quiere que al punto corramos hacia Él y se la pidamos, pues de lo contrario seremos vencidos por nuestros enemigos.

Los ángeles, empero, que permanecieron fieles a Dios, fueron al instante admitidos a gozar la gloria inefable del paraíso; y de estos Ángeles buenos señaló el Señor los que habían de ser nuestros custodios (Salm. 90:11). Demos, pues, las debidas gracias cada día a nuestro ángel custodio, pidiéndole que nos asista siempre y que jamás nos abandone.

Creó después el señor la tierra y todo lo que vemos, y por fin creó al hombre, es decir, a Adán y Eva. Así pues Dios es el Señor de todo, porque todo lo ha creado Él; y así como lo creó por un acto imperativo de Su voluntad, así podría si quisiera, con su solo acto contrario, destruirlo, aniquilarlo todo. Esto es lo que significa ser omnipotente.

Dios es además sapientísimo, que gobierna a todas sus criaturas sin fatiga ni incomodidad alguna: ve y tiene presentes todas las cosas pasadas y figuras, y conoce todos nuestros pensamientos mucho mejor que nosotros mismos.

Es eterno, que ha sido siempre y siempre será, de manera que no tuvo principio ni tendrá fin.

Es inmenso, que está en el cielo, en la tierra y en todo lugar.

Es santo en todas sus obras, incapaz de ninguna malicia.

Es justo, y no deja acto alguno bueno sin premio.

Es además todo piedad hacia los pecadores arrepentidos, y todo amor con las almas que le aman. En una palabra, Dios es la bondad infinita, de tal manera que no puede ser ni más bueno ni más perfecto de lo que es.

Debemos, pues, amar y honrar de forma indispensable a este nuestro Dios, creador y conservador, y principalmente debemos honrarle con los actos de las tres virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad.

Tagged with:     , , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: