Oraciones en honor a San José

(para los días 19 de cada mes)

¡Oh felicísimo Patriarca San José, padre estimativo del Salvador del mundo y esposo fiel de la soberana emperatriz! ¡qué afortunado fuisteis viviendo en compañía de estos altos personajes Jesús y María! Llenos de admiración estarían los ángeles viendo el familiar trato que teníais con su reina y con su Creador. Pero más maravillados que nunca quedarían al veros asistido de ellos en vuestra última enfermedad. ¿Quién puede comprender, santo mío, los consuelos y regalos que recibiríais cuando los dolores y angustias de la muerte os apretaban? Por el gozo que tuvisteis viéndoos favorecido en aquella hora con la asistencia de Jesús y de María, y con la dicha inefable de expirar en sus brazos; os pido, santo mío, os dignéis concederme vuestra protección en mi última hora, a fin de que, auxiliado de vuestro poder, venza en aquel crítico momento las tentaciones del enemigo común, persevere hasta el fin en el amor de Dios, y así merezca en vuestra compañía la fruición perpetua de la celestial gloria. Amén.

Rezaremos ahora en honor del santo Patriarca 9 veces el Padrenuestro, Avemaría y Gloria, saludándole antes de cada uno con las siguientes felicitaciones:

I. ¡Oh Patriarca San José, yo os felicito por haberos destinado la Santísima Trinidad para esposo de la Virgen María! Padre nuestro, etc.

II. ¡Oh Patriarca San José, yo os felicito por el singular honor a que fuisteis elevado siendo elegido para padre estimativo de Jesús! Padre nuestro, etc.

III. ¡Oh Patriarca San José, yo os felicito por la alegría que tuvisteis, cuando por el ministerio de un ángel se os aseguró de la inocencia y pureza de vuestra esposa María! Padre nuestro, etc.

IV. ¡Oh Patriarca San José, yo os felicito por el gozo que inundó vuestra alma al ver nacido al Salvador del linaje humano en Belén, al cual bajaron para cantarle gloria los espíritus que en el Cielo hacen corte a la Santísima Trinidad! Padre nuestro, etc.

V. ¡Oh Patriarca San José, yo os felicito por la dicha que tuvisteis viendo a Jesús libre de la persecución de Herodes! Padre nuestro, etc.

VI. ¡Oh Patriarca San José, yo os felicito por la satisfacción en que estuvo inundada vuestra alma todo el tiempo que vivisteis en compañía de Jesús y de María! Padre nuestro, etc.

VII. ¡Oh Patriarca San José, yo os felicito por el cúmulo de virtudes con que estaba enriquecida vuestra dichosísima alma, mereciendo por ellas favores indecibles del Cielo! Padre nuestro, etc.

VIII. ¡Oh Patriarca San José, yo os felicito por la íntima comunicación que tuvisteis en este mundo con la Santísima Trinidad, por la cual crecían por grados en vuestro pecho ardientes llamas de amor de Dios! Padre nuestro, etc.

IX. ¡Oh Patriarca San José, yo os felicito por vuestra dichosísima muerte, en la cual recibisteis inefables consuelos, asistiéndoos en aquel último trance Jesús y María, y por la cierta esperanza de que lograríais el premio de los grandes merecimientos que habíais contraído, habiendo cooperado tan de cerca y con tanta fidelidad a la obra de la redención! Padre nuestro, etc.

Conclusión

Señor y Dios mío, este corto obsequio que auxiliado de vuestra poderosísima gracia acabo de tributar al gloriosísimo Patriarca San José, deseo haya sido aceptado por Vos. Suplan los méritos de vuestra preciosísima sangre la parte que no han podido llenar los míos para su perfección. Tal como es, pero acompañado del amor y reverencia con que os acatan los serafines en el Cielo, os le ofrezco por las necesidades dela Santa Iglesia católica, por los enfermos y afligidos, y por todos los pecadores. Dad, Señor, una ojeada de misericordia sobre todos estos desgraciados. Dignaos reparar los males que los oprimen, a fin de que libres de su infelicidad, en justa gratitud os alaben y glorifiquen.

Y vos, santísimo Patriarca José, que sois objeto de mi devoción en este día, escuchad benigno mis peticiones. Vos podeis lograr su feliz despacho. En vuestras manos está consolarnos a nosotros, miserables criaturas, en las aflicciones, aliviarnos en los males, socorrernos en las necesidades y ampararnos en nuestras adversidades y tribulaciones. El remedio pues, os ruego, de todos mis males tanto del alma como del cuerpo. Asistidme muy en particular protector y abogado mío San José, en la hora tremenda de mi muerte. Desde este mismo momento os pido el socorro para tan terrible trance. No me abandoneis en mi agonía. Favorecedme e interceded por mí ante el supremo Juez, y al separarse mi alma del cuerpo acompañadla y presentadla a mi Redentor Cristo Jesús, cuyo nombre unido con el vuestro y el de vuestra Santísima esposa María sean mis últimas palabras, y por su invocación merezca cantar sus alabanzas eternamente en el cielo. Amén.

Tagged with:     , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: