Nuestra Señora de Siluva

(Lituania, 1608)

La tierra era muy arenosa y árida en esta región, dificultando a los pobres granjeros proveer a sus familias, incondicionalmente católicas y especialmente devotas de la Santísima Virgen. La religión católica prevalecía, hasta que la pseudo-reforma protestante a mediados del siglo XVI afectó a Europa. El luteranismo creció en esas tierras, y pronto le siguió el calvinismo. Ni siquiera la pequeña villa de Siluva fue perdonada.

En 1532, la influencia calvinista era tan grande que el gobernador de la pequeña villa adoptó esas creencias, y también lo hizo la nobleza y los intelectuales del país. El resultado de esa influencia calvinista fue la supresión de la Fe y la confiscación de la propiedad eclesiástica. Las escuelas se entregaron a la propaganda calvinista, mientras que las reuniones religiosas fueron prohibidas. El pobre pueblo no sólo tenía que soportar las privaciones impuestas por el calvinismo, sino también sufrir la pérdida de sus iglesias.

Cuando la iglesia de Siluva estaba por ser cerrada, el párroco de allí, el Padre Holubka, obtuvo una caja de hierro y puso en ella la vestimenta litúrgica, los cálices, y documentos que probaban que la propiedad había sido dada a la iglesia por Vytautas el Grande. El artículo más cuidadosamente colocado era una pintura de la Santísima Virgen sosteniendo al Niño Jesús, que había sido dada a la iglesia en 1457, y que había sido ubicada con prominencia sobre el altar principal.

La caja fue sellada y enterrada profundamente en la tierra, tras una gran roca. Las acciones del sacerdote parecieron inspiradas, porque poco tiempo después las autoridades confiscaron la iglesia para sus actividades calvinistas. Setenta años pasaron en que sólo los más ancianos eran fieles a la Fe. pero entonces la Santa Madre intervino.

Primera aparición en Siluva

Era el verano del año 1608, mientras los niños estaban cuidando sus rebaños en el campo en las afueras de la villa. Estaban jugando alegremente y cantando canciones cuando de pronto se detuvieron, y contemplaron a una hermosa mujer joven parada sobre una gran roca, sosteniendo a un bellísimo bebé en sus brazos. La felicidad de los niños pronto se transformó en profunda tristeza cuando vieron que la mujer lloraba amargamente. La aparición no habló, pero se veía desolada, con lágrimas cayendo por sus mejillas y salpicando la roca.

Los niños describieron la aparición como encendida con luz. Ella estaba vestida con una túnica azul y blanca, con su largo cabello castaño claro cayendo suavemente sobre sus hombros. En poco tiempo la visión terminó.

Uno de los niños corrió a contarle al catequista calvinista, que lo ridiculizó y lo envió de vuelta al campo a atender los rebaños. Los otros niños se fueron a sus casas y le contaron a sus padres y los vecinos sobre la bella mujer llorosa. La sinceridad de los niños movió a la gente a reunirse en la roca a la mañana siguiente. Algunos se mofaron, pero los demás confiaron en que volvería a aparecer.

Segunda aparición

El pastor calvinista, consciente de la multitud reunida en ese lugar, se alarmó ante la candidez de su gente, que creía en esa “superstición romana”. Después de advertirles sobre esa “obra de Satanás”, estaba por irse cuando escuchó el desgarrador sonido de llanto. Asustado en un principio, recuperó su compostura y preguntó a la aparición: “¿Por qué estas llorando?”. La Santísima Madre respondió: “Hubo un tiempo cuando mi amado Hijo era adorado por mi pueblo en este mismo lugar. Pero ahora han dado este sagrado suelo al arado, al cultivo y a los animales de pastoreo”. Sin otra palabra más, Ella desapareció.

La gente pronto recuperó la Fé, y una década más tarde, en la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen, más de 11.000 personas recibieron la sagrada Comunión durante una Misa ofrecida en la escena de las apariciones.

El informe de las visiones gradualmente llegó a un anciano ciego que recordaba que los tesoros de la iglesia habían sido escondidos en la tierra detrás de una gran roca en un campo. Lo llevaron al lugar que él describía, e inmediatamente curado de su ceguera, indicó el lugar exacto del tesoro. Este milagro tuvo un profundo efecto sobre la gente.

El arcón fue desenterrado y abierto. Todo lo que estaba adentro se encontraba perfectamente conservado. Habiendo obtenido los documentos legales de la propiedad, el Obispo M. Valancius pidió a la corte la recuperación de la iglesia y su propiedad. En el año 1622, el Tribunal de Vilna decidió en favor de los católicos.

A través de los años, la iglesia fue repetidamente reemplazada por otras más grandes, para acomodar a la gente que acudía a venerar la pintura de la Madre y el Niño. Ahora coronada y vestida de oro, se encuentra en la Basílica de la Natividad de la Santísima Virgen.

La roca sobre la cual estuvo Nuestra Señora se encuentra en la “Capilla de la Aparición”. Es accesible al pueblo, que tiene permitido tocarla y besarla.

Debido a los muchos favores y curaciones milagrosas recibidas de Nuestra Señora de Siluva, los hechos fueron extensamente investigados por los obispos del país. El resultado de ese estudio llevó al Papa Pío VI a autenticar las apariciones por un decreto papal fechado el 17 de agosto de 1775. Siluva en la actualidad es considerado el santuario mariano más importante de Lituania.

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: