Nuestra Señora de Montallegro

Rapallo, Italia, 1557

El magnífico Santuario de Nuestra Señora de Montallegro está enclavado en un Monte boscoso, llamado el “Monte de la alegría”, dominando la ciudad de Rapallo. Fue allí donde la Santísima Madre se dignó dejar un precioso ícono representando su dormición mientras pasaba de este mundo al Reino Celestial. La Virgen yace, con la Santísima Trinidad representada por las figuras en la parte central de la imagen. Rodeándola en actitud de respetuoso luto se encuentran varios santos y dos ángeles.

La visión

Ícono de Nuestra Señora de Montallegro

Ícono de Nuestra Señora de Montallegro

El descubrimiento del ícono en el monte fue hecho por un granjero, Giovanni Chichizola, el 2 de julio de 1557, mientras caminaba cerca de un camino de burros. De pronto tuvo una aparición de Nuestra Señora, quien le dijo:

– No temas, Giovanni, soy la Madre de Dios. Te he escogido para ser el mensajero de mi voluntad maternal. Visita a los eclesiásticos de Rapallo y hazles saber que la Madre de Dios ha escogido este lugar como su morada perpetua y quisiera que una iglesia se erija aquí. Dejo aquí una prenda de mi amor.

Cuando la Virgen desapareció, el granjero descubrió un ícono en una roca e intentó sacarlo, pero no pudo. Notificó a la gente de Rapallo, quienes subieron al monte, levantaron la imagen y la trasladaron a la iglesia en Rapallo. A la mañana siguiente el ícono había desaparecido, para ser encontrado donde había sido descubierto originalmente. Para su sorpresa, una fuente de agua comenzó a fluir en el mismo lugar por encima de donde la Santa Madre se había encontrado durante la aparición.

La gente, una vez más, llevó el ícono a la iglesia donde fue expuesto todo el día a la veneración de muchos, que quedaron impresionados con los detalles de la experiencia de Giovanni. En la noche, el ícono fue guardado bajo llave para protegerlo. Quedaron sorprendidos a la siguiente mañana cuando descubrieron que había desaparecido otra vez. Nuevamente lo encontraron en el monte. Todos acordaron que los misteriosos viajes de la imagen indicaban el deseo de la Santísima Virgen de permanecer en aquel lugar particular, para ser protegido por la iglesia que había solicitado.

Una Iglesia es construida en 1558

Al año siguiente después de la aparición, el Arzobispo de Turín autorizó la construcción de una iglesia en el Monte de la Alegría, la cual comenzó de inmediato. El año siguiente fue abierta y dedicada a la Madre Bendita.

Por diecisiete años tranquilos el precioso ícono fue amado y venerado en el Monte de la Alegría, hasta que un grupo de marineros griegos, navegandod esde Ragusa, sufrió una tormenta mientras cruzaba el Folgo de Tigullio. El capitán del barco, Nicolás de Allegretis, junto con su tripulación, prometió a Nuestra Señora que si eran salvados harían un peregrinaje al santuario más cercano dedicado a ella. Al llegar a salvo a tierra, subieron hasta el santuario para cumplir su voto de agradecimiento. Fue entonces que notaron el precioso ícono y declararon que había sido venerado antes en Ragusa, y que había desaparecido misteriosamente de allí en 1557.

Reclamaron su propiedad, lo que resultó en procedimientos legales ante el magistrado de Génova. El ícono entonces fue entregado a ellos para que lo llevasen a salvo a su antigua ubicación. Fue llevado al puerto, subido al barco y ubicado en un lugar seguro. El barco se hallaba ya mar adentro cuando encontraron que había desaparecido. Al fin el capitán y su tripulación aceptaron que el ícono había sido descubierto en la iglesia donde todos concordaron que debía permanecer.

Día de la aparición

Cada año en el aniversario del día de la aparición, la gente de Rapallo viaja al monte en una gran procesión, cargando un antiguo crucifijo de madera y un relicario de plata con la estatua de Nuestra Señora. Al alcanzar el santuario, el peregrino que lo visita por primera vez se impresiona con la enorme colección de exvotos, algunos de plata, que decoran las paredes, dando la prueba de que las oraciones fueron escuchadas y ocurrieron allí milagros por intercesión de la Virgen.

En la capilla de San José se encuentra la fuente que comienza a fluir para el tiempo de la aparición. Se dice que se origina de la roca donde el ícono fue encontrado originalmente.

Tagged with:     , , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: