Nuestra Señora de Avioth

(Meuse, Francia. Siglo XII)

Cuando el Padre Jean Delhotel se convirtió en párroco en 1668, entrevistó a los miembros más ancianos de su congregación para saber todo lo posible sobre la historia de la milagrosa estatua de Nuestra Señora de Avioth. Lo que averiguó entonces fue registrado en “La breve historia de Avioth”. El descubrimiento de la estatua y la construcción de la capilla que se erigió para albergarla tuvo lugar en el siglo XII.

La historia cuenta que un día los ciudadanos de Avioth descubrieron una estatua de Nuestra Señora a la sombra de un espino. La llevaron a su iglesia de Saint Brice, a dos kilómetros de distancia, pensando que había sido creada por ángeles. A la mañana siguiente la estatua no se encontraba en donde la habían dejado. De alguna manera regresó al lugar donde fue descubierta. Se consideró que este suceso significaba que Ella quería que allí residiera su estatua. Los ciudadanos erigieron entonces una modesta capilla como santuario para la figura.

Cuando los favores y milagros empezaron a suceder a aquellos que visitaban la estatua, más y más peregrinos fueron atraídos al santuario. Pronto el oratorio dio lugar a una iglesia de piedra construida antes del año 1131. Entre los muchos peregrinos a la iglesia estaba San Bernardo, gran devoto de la Santísima Virgen que mas tarde fue declarado Doctor de la Iglesia. Cuando se encontraba allí decidió que en su orden siempre se rezaría la Salve Regina después de la Misa, costumbre que después se extendería a toda la Iglesia.

La construcción de la basílica que reemplazó a la iglesia fue comenzada en el siglo XIV e incorporaba los restos de la construcción del siglo XII de los tiempos de San Bernardo. La basílica es un verdadero museo de imágenes que representan a Nuestra Señora. Tallados, vitrales, el púlpito ornamentado, pinturas y más tallas que representan escenas de su vida. Todas esas representaciones hablan del amor y devoción que el pueblo de Avioth tiene por su Madre Celestial. La estatua ha sido datada por más de un experto como propia del siglo XII. La Santísima Virgen está sentada en un trono, situado encima del altar del siglo XIV.

Los favores de Nuestra Señora fueron buscados en particular por novias y madres, pero también por quienes buscaban ayudar a posesos, así como por ciegos y lisiados. Estos son atraídos en particular porque Ella hizo muchos favores a personas con estos sufrimientos. También muchos padres llevaban a sus niños fallecidos con la esperanza de que nuestra Santa Madre permitiese que volvieran a la vida siquiera el tiempo suficiente para ser bautizados. Durante el siglo XVII se bautizaron de esta forma alrededor de 12 niños al año.

Cuando el Padre Jean Delhotel registró la historia de Nuestra Señora de Avioth, en el siglo XVII, también dejó constancia que no menos de 131 curaciones habían tenido lugar durante su ministerio. El santuario tiene una historia de continua actividad a pesar de las guerras y disturbios que llevaron a la destrucción de otros lugares de oración.

La principal fiesta de Nuestra Señora de Avioth se observa el 16 de julio, en la fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: