Niño Jesús de Déols

(Déols, Indre, Francia, 1187)

La distinguida Abadía Benedictina de Déols (un suburbio de Chateauroux) fue fundada en el año 917 por Ebbes el Noble. En ocasiones llamada el Pecho de San Pedro debido a su influencia y servicio a la Iglesia, los privilegios de la Abadía han sido confirmados por 30 Papas. Fue en frente de esta venerable Abadía que tuvo lugar el espectacular milagro de Déols.

Una columna situada en un lugar de honor era la base de una estatua de la Santísima Virgen sosteniendo al Niño Jesús. Allí los habitantes de la zona estaban acostumbrados a detenerse un momento en oración. Ubicado en frente de la columna y la abadía estaba una zona donde la gente con frecuencia se reunía en un intercambio amistoso. También se reunían allí durante la ocupación inglesa cuando rudos ingleses se burlaban de los pobres y especialmente de la gente que rezaba ante la estatua bendita.

El evento milagroso ocurrió el 31 de mayo de 1187, cuando los soldados ingleses estaban jugando a los dados. El soldado que perdió el juego se enfureció. Para dar rienda suelta a su ira, tomó una gran piedra y la arrojó a la estatua, rompiendo la mano del Santo Niño.

Según el historiador Felipe Augusto, un contemporáneo de este suceso, “un chorro de sangre manó del brazo de la imagen rota e hizo un charco en la tierra que había debajo. El hombre que arrojó la piedra enloqueció y luego cayó muerto en el mismo lugar. John Lackland, y Adhemar, Visconde de Limoges, recolectaron cuidadosamente la sangre y la depositaron en una rica capilla erigida en Inglaterra y dedicada a la Virgen”.

Según el historiador Rigord, incontables curaciones fueron efectuadas por la aplicación de esta sangre.

Las noticias del milagro se esparcieron por doquier. Los soldados ingleses que estaban en Déols, pero que no se encontraban presentes en el momento del milagro, pusieron un particular interés en el informe ya que uno de los suyos había instigado el fenómeno y muerto como resultado. Para satisfacer su curiosidad, una compañía de soldados fue al punto al día siguiente. Entre ellos estaba el hermano del rey inglés, quien recuperó la mano del Niño Jesús. Después de levantarla, la envolvió en su túnica y de pronto sangre fresca comenzó a fluír de la mano de piedra, para terror de todos los espectadores.

Además de estas dos efusiones de sangre, otros prodigios tuvieron lugar. Fueron tan espectaculares que Felipe Augusto, Rey de Francia, y Ricardo Corazón de León, Rey de Inglaterra, se reconciliaron por un tiempo.

Después del milagro, la estatua fue trasladada a una capilla dentro de la iglesia de la abadía. Dedicada a Nuestra Señora de los Milagros, la capillas se convirtió en el lugar de numerosos peregrinajes, en los cuales a través de los años varios Papas y un buen número de futuros santos y muchos nobles formaron parte.

Durante la Revolución Francesa, la abadía fue saqueada. La estatua de Nuestra Señora y el Niño Jesús fue rota y seriamente dañada. La estatua desfigurada fue providencialmente recuperada por una mujer mayor, quien la guardó en secreto hasta que se recuperó la paz. Después de que la estatua milagrosa fuese retornada a la posesión de la Iglesia, la repararon y vistieron con elegantes trajes.

Una confraternidad establecida en 1187 en memoria de la efusión de sangre floreció hasta la Revolución y luego fue reorganizada en 1830. Miembros de esta confraternidad, además de muchos peregrinos, conmemoran el milagro de Nuestra Señora de Déols cada año el 31 de mayo, aniversario del milagro.

Durante una elaborada ceremonia en el año 1899, el arzobispo de Bourges demostró el afecto de la Iglesia por la estatua colocando preciosas coronas sobre las cabezas de la Madre y el Niño.

La abadía que donde ocurrió el milagro sigue en ruinas. La estatua de la Madre y el Niño ahora se encuentra en una de las capillas de la Iglesia de San Etienne, donde el Niño Jesús permanece sin Su mano, en triste memoria del acto irrespetuoso que tuvo lugar hace más de 800 años atrás.

Tagged with:     , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: