Navidad en una corte renacentista

Durante el reinado de Galeazzo María Sforza (1466-1476), la Navidad era el tiempo más importante y especial de la ciudad-estado de Milán. Gregorio Lubkin detalló cómo el Duque y la ciudad se preparaban para los doce días de la Navidad, siete de los cuales eran oficialmente feriados. Era tan importante esta festividad para el Duque que enviaba órdenes a todos los nobles menores de pasarla en Milán a menos que estuvieran enfermos, y también debían asistir cortesanos, burócratas y embajadores extranjeros.

Para atender a todos los invitados que llegaban a las fiestas, el Duque contrataba músicos y actores y duplicaba el número de chambelanes a su servicio a 125. Lubkin cuenta que los otros preparativos incluían la erección de cocinas temporales, mesas de plata y otros muebles traídos del Castillo de Pavía, así como materiales de necesidad como madera, cera, vino y pan en grandes cantidades.

Entonces se realizaban varias fiestas y también ritos, incluyendo las tres Misas que el Duque escuchaba el día de Navidad en su propia capilla. Pero el punto más notorio de las festividades tenía lugar el 24 de diciembre, en una ceremonia conocida como el Ciocco, que se hacía en el salón principal del palacio ducal. Se arreglaba un leño con frutas y follage, en medio del cual resaltaban el laurel y el enebro. Se traía a la puesta de sol, se colocaba en una fogata y se le veía arder, para júbilo de todos los presentes. A este antiguo ritual de fuego y renovación le seguía un banquete, como luego se repetía el 31 de diciembre.

Tener a todas las autoridades reunidas en un sólo lugar al mismo tiempo permitía que se trataran algunos asuntos de estado, con esfuerzos diplomáticos fijados para ese período. También era la estación en que se concertaban las bodas entre la familia Sforza y otras cortes italianas y europeas.

La Navidad era también una estación tradicionalmente dedicada a la caridad. Galeazzo quería que la comunidad recibiera algún beneficio en esas fechas. Se entregaban limosnas regularmente en ese tiempo. También se enviaban regalos para miembros de la casa ducal, especialmente a aquellos que facilitaban la vida cotidiana de la corte, como guardias y porteros. Además de esto, el Duque otorgaba perdón a criminales y los liberaba de su encarcelamiento en un deseo de “usar nuestra clemencia en esta celebración del nacimiento de Nuestro Señor”.

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: