Meditación sobre la obstinación en el mal

Consideremos el infeliz estado de aquellos que caen en la obstinación y dureza del corazón. Ellos tienen una gran probabilidad de ser del número de los réprobos. Este mal es grande cuando no tiene remedio: tal es la durezaq del corazón, porque el que una vez está endurecido, jamás o muy dificultosamente se levanta, como le sucedió al Faraón.

Los endurecidos son ministros del demonio, quien se sirve de ellos para hacer viciosos a los otros, sucediendo que éstos se burlan de los predicadores, de los buenos documentos que les dan: desacreditan la virtud y a quien la practica, aplauden las obras de los malos, y parece que no tienen otra función que la de engrandecer el reino del pecado. ¿Y esto no es acaso imitar a Lucifer y ser ministro suyo?

Todos aquellos que nos dicen las divinas letras que fueron obstinados, sabemos también que fueron condenados como Faraón, Judas y sus semejantes, lo que es conforme al eclesiástico, que dice que los duros de corazón tienen un funesto y desastrado fin. Temamos, pues, el llegar a tan infeliz estado en que podría decirse de nosotros lo que dijo de Judas el divino Maestro: Mejor le hubiera sido el no haber nacido.

Consideremos que la obstinación y dureza del corazón es un estado en el cual el hombre cae poco a poco por el pecado, y del cual nunca o casi nunca se levanta; porque de lo que menos se cuida es de su salud espiritual. Bien se vio esto en el pérfido Judas, el cual caído una vez en este precipicio jamás volvió al camino de la salvación; ni bastaron para esto las finezas que el redentor de la vida hizo con él, ya lavándole los pies, ya dándole a comer su propio cuerpo sacramentado, ya permitiendo que le diese el ósculo llamándole amigo, ya amonestándole por su traición.

¡Oh estado lamentable! Estado en el cual el ciego pecador ni atiende a la malicia de sus culpas, ni a las gracias recibidas de Dios, ni oye las divinas inspiraciones, ni le mueven los ejemplos, ni gusta de los sacramentos. Cuando este mal ha crecido no se teme ni es advertido por muchos que están cercanos a este precipicio, entre los cuales están los siguientes: 1. Aquellos que viven en una continuada tibieza de espíritu, haciendo sin fervor ni devoción alguna aquello poco bueno que hacen, o dejándolo totalmente de hacer. 2. Aquellos que después de haber caído en graves pecados, no sienten los remordimientos de conciencia; antes multiplicando las culpas, beben como agua la iniquidad, sin cuidar de su enmienda. 3. Aquellos que desprecian los buenos consejos y no quieren ser reprendidos o avisados de sus faltas. 4. Aquellos que tienen aversión a la palabra de Dios, a la frecuencia de los sacramentos, a las personas espirituales y devotas. 5. Y finalmente aquellos que aunque oigan las pláticas espirituales no sacan más fruto que si no las oyeran. De ellos dice San Bernardo: “¡Oh duros y endurecidos de corazón, que siendo unos viles gusanillos de la tierra, no os ablandan las llamas de caridad que Dios ha usado con vosotros!

Consideremos los medioso que pueden ayudarnos para no caer en esta lamentable dureza de corazón. Aborrezcamos de corazón todos los pecados, no sólo graves y mortales, sino también los leves y veniales, porque es sentencia del Espíritu Santo que quien desprecia laws cosas pequeñas, fácilmente caereá en las graves, y cayendo a menudo en los pecados se pierde el remordimiento de conciencia, el afecto a las cosas espirituales, y se cae así en este abismo de obstinación.

Roguemos a Dios que no nos falte jamás quien nos avise de nuestros defectos, y con agradecimiento y humildad recibamos los avisos o las correcciones caritativas que nos den, mirándolas como un gran beneficio que nos hace Dios, al que rogaremos incesantemente nos tenga en su santísima mano, para que no caigamos en el abismo insondable de esta dureza y obstinación de corazón.

Tagged with:     , , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: