Los nombres de los Ángeles

Nos enseña San Isidoro de Sevilla:

“Los Ángeles son llamados ‘angeli’ en griego, ‘malakim’ en hebrero, pero en latín se les llama ‘nuntii’, porque ellos anuncian la voluntad de Dios al pueblo. La palabra ángel es el nombre de su función, no su naturaleza. Son siempre espíritus, pero cuando son enviados, son llamados ángeles.

La licencia de los pintores les da alas. Esto significa su rapidez en llegar, como en las fábulas de los poetas, se dice que los vientos tienen alas debido a su velocidad. Por lo cual también las Sagradas Escrituras dicen ‘que camina sobre las alas de los vientos’ (Salm. 103/104).

Las Sagradas Escrituras declaran que hay nueve órdenes de ángeles: ángeles, arcángeles, tronos, dominaciones, virtudes, principados, potestades, querubines y serafines. Describiremos por qué son llamados así interpretando sus funciones.

Son llamados Ángeles porque son enviados desde el Cielo para anunciar mensajes a los hombres. ‘Angelus’ en griego es “nuntius” en latín.

En griego, ‘Archangeli’, Arcángeles, significa los mensajeros más importantes. Los Ángeles anuncian cosas pequeñas o menores; aquellos que anuncian cosas grandes son Arcángeles. Son llamados Arcángeles porque tienen el primer lugar entre los ángeles. Son líderes y jefes, bajo cuyas funciones son delegados a cada Ángel.

El profeta Zacarías testificó que los Arcángeles están a cargo de los ángeles, diciendo: “Apareció el Ángel que hablaba conmigo y vi que venía a su encuentro otro Ángel, que le dijo: ¡Corre! Di a ese joven: sin murallas será habitada Jerusalén” (Zac. 2:3).

Si en los deberes angélicos los poderes superiores no gobernaran a los inferiores, en ninguna forma un Ángel diría a una persona algo que ha sabido por otro Ángel.

Ciertos Arcángeles son llamados por nombres personales, lo que muestra cómo sirven en su trabajo. En hebreo Gabriel significa fuerza de Dios. Cuando el poder divino o la fortaleza son manifestados, Gabriel es enviado.

Cuando el Señor estaba por nacer y triunfar sobre el mundo, Gabriel vino a María. Él anunció al que se dignaba a venir humildemente para conquistar los poderes.

Miguel es traducido ‘¿Quién como Dios?’. Cuando alguna proeza maravillosa de valentía ocurre en el mundo, este arcángel es enviado. De su trabajo mismo proviene su nombre, ya que nadie puede hacer lo que puede hacer Dios.

Rafael significa ‘Remedio de Dios’. Cuando hay una necesidad de curación, Dios envía a su Arcángel, por lo que él es llamado la medicina de Dios. Por lo tanto también este Arcángel, siendo enviado a Tobías, trajo la curación a los ojos de su padre y, habiendo quitado su ceguera, le restauró la vista. La función de un Ángel es designada por el significado de su nombre.

Uriel significa ‘Fuego de Dios’, tal como leemos que apareció en la zarza ardiente. También leemos que el fuego enviado desde arriba cumplió lo que había sido ordenado.

Los Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades y Virtudes, con los cuales los Apóstoles llenan toda la comunidad celestial, se entiende que son órdenes y rangos de ángeles. Desde la distribución de funciones algunos son llamados Tronos, otros Dominaciones, otros Principados, otros Potestades; son distinguidos unos de otros por sus rangos particulares.

Las virtudes angélicas son cierto séquito a través del cual se realizan maravillas y milagros en el mundo, de allí su nombre ‘virtutes’, fortalezas.

Las Potestades son aquellos a quienes se sujetan los poderes adversos. Fueron llamadas ‘Potestades’ porque los espíritus malignos son confinados por su poder, para que no puedan hacer tanto daño en el mundo como quisieran.

Los Principados son Ángeles que tienen a cargo las huestes angélicas. Porque ordenan a los ángeles subordinados realizar servicios divinos, reciben el nombre de ‘principatus’. Algunos administran, otros asisten, como dice en Daniel 7:10: “y le servían millares de millares, y le asistían millones de millones”.

Las Dominaciones son aquellos que sobrepasan incluso a las virtudes y principados, y son llamadas ‘Dominationes’ porque gobiernan, dominan, al resto de las huestes celestiales.

Los Tronos son rangos de Ángeles que son llamados ‘sedes’, asientos en latín. Se les llama Tronos porque el Creador preside sobre ellos, y a través de ellos dispone Sus juicios.

Los Querubines son altos poderes del Cielo y se afirma que son la Corte angélica. El significado hebreo es ‘Multitud de conocimiento’. Ellos son los ángeles de más alto rango, porque están ubicados más cerca y están más llenos del conocimiento divino que los otros. Por eso se les llama Querubines, completud de conocimiento.

De forma similar los Serafines son una multitud de Ángeles. El nombre se traduce del hebrero: Inflamados o Ardientes. Son llamados así porque entre ellos y Dios no hay otros ángeles. Y cuanto más cerca están de Su presencia, más se inflaman con el brillo de la luz divina.

Ellos velan el rostro y los pies de Dios cuando se sienta en Su trono. El resto de la multitud angélica no puede ver completamente la esencia de Dios, porque el serafín la oculta.

Los nombres de los rangos de ángeles son especiales para cada orden, aunque pueden ser comunes a todos. Mientras que los Tronos son especialmente designados como asientos de Dios, en un rango de ciertos ángeles, sin embargo el salmista dice “Tú que te sientas sobre los querubines” (79/80:2).

Estas jerarquías angélicas son llamadas por sus nombres individuales porque aceptaron por completo el deber de su propio rango. Aunque los deberes pueden ser comunes a todos, esos nombres son asignados apropiadamente a sus propias jerarquías.

Este es el orden o clasificación de los ángeles que se mantuvieron firmes en la fortaleza celestial, después de la caída de los malvados. Tras esa caída de los ángeles apóstatas, fueron consolidados en la perseverancia de la alegría eterna.

Sin duda esto muestra que los que permanecieron firmes, resistentes, sin desvío ni sujeción al orgullo, tras la caída de los ángeles malos continuaron firmes en la contemplación y amor de Dios”.

(“Etimologías”. Vol. I. Lib. 7, Cap. 5: Ángeles)

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: