Libertinos

Se llamaron así unos fanáticos que se levantaron en Flandes hacia el año 1547 y se desparramaron por Francia. Los hubo en Ginebra, en París y especialmente en Ruan, donde un fraile franciscano atraído de la herejía de Calvino enseñó la doctrina de aquellos.

Defendían que no hay más que un sólo espíritu de Dios esparcido por todas partes, que existe y vive en todas las criaturas. Que nuestra alma no es otra cosa que este espíritu de Dios y muere con el cuerpo. Que el pecado no es nada y no consiste más que en la opinión, porque Dios es quien hace todo el bien y todo el mal. Que el Cielo es una ilusión y el infierno un fantasma inventado por los teólogos.

Afirmaban que los hombres de estado y los políticos han forjado la religión para contener a los pueblos en la obediencia; que la regeneración espiritual no consiste más que en sofocar los remordimientos de conciencia, y la penitencia en sostener que no se ha hecho ningún mal; que es lícito y aún conveniente fingir en materia de religión y acomodarse a todas las sectas.

A esto añadían blasfemias contra Jesucristo diciendo que era un compuesto del espíritu de Dios y de la opinión de los hombres. A causa de estos principios impíos se les dió el nombre de ‘libertinos’, que después se ha tomado siempre para juzgar a quienes no tienen conciencia moral.

También se propagaron en Holanda y en el Brabante. Sus corifeos fueron un sastre de Picardía llamado Quintin y un tal Coppin que se unió a él y se hizo su discípulo. Era de esperar que la licencia para pensar erróneamente y actuar en consecuencia cundió con el protestantismo, y debía naturalmente conducir a estos desórdenes a los hombres de costumbres corrompidas.

Se dice que uno de los mayores obstáculos con que tropezó Calvino cuando quiso establecer en Ginebra su reforma, fue un numeroso partido de libertinos que no podían tolerar la severa disciplina de aquel; de donde se dedujo que la relajación y la licencia eran de carácter dominante en la iglesia romana. Sin embargo, ¿no se han hallado libertinos en los lugares donde estaba establecida la pretendida reforma y profundamente olvidado el catolicismo?

Tagged with:     , , , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: