La victoria de Felipe IV

El 17 de agosto de 1304, Felipe IV ganó una señalada victoria contra los flamencos después de encomendarse a Nuestra Señora de Chartres.

El hijo mayor del Rey Felipe III e Isabel de Aragón, Felipe IV – conocido como el Hermoso – se convirtió en Rey de Francia a los 17 años, y se casó con Juana de Navarra, que aumentó su reino, en 1284.

En el año 1302, Felipe envió un ejército inadecuado a Flanders para detener a los flamencos, que estaban haciendo incursiones en su reino. El ejército fue derrotado en la batalla de Courtrai. El Rey respondió ganando una batalla naval en Zierichzee, y luego encontró al ejército flamenco en la batalla de Mons-en-Pevele, conocida como Mons-en-Puelle, el 17 de agosto de 1304.

La batalla fue terrible, durando todo el día bajo un calor abrasador. Con el correr de las horas la mayor parte del ejército francés huyó del campo de batalla, dejando a Felipe sólo con diez caballeros que luchaban desesperadamente por salvarse a sí mismos y a su Rey. El caballo de este último colapsó, muriendo debajo suyo, y su vida estaba en gran peligro. En ese momento, mientras enfrentaba la muerte y la derrota segura en la guerra, Felipe se volvió hacia la Reina del Cielo, Nuestra Señora de Chartres, rogando por su ayuda para salvar el día y su vida.

De pronto los caballeros franceses que habían huído del campo volvieron y vieron el estandarte real todavía de pie, y que él mismo luchaba como un caballero de gran renombre en medio de un mar de enemigos furiosos. Corriendo hasta la escena con sus espadas y lanzas, enfrentaron a los flamencos y los hicieron salir del campo en la que se convirtió en una resonante victoria del Rey de Francia. La derrota anterior quedó bien compensada.

En gratitud por esta victoria y favor de Nuestra Señora de Chartres, el Rey Felipe fue a rendirle homenaje en su catedral. Se quitó la armadura que había usado en batalla y la dejó sobre el altar de la iglesia. También le otorgó la tierra y el señorío de Barrus, mandó a rezar una Misa diaria a perpetuidad y dejó a esta iglesia todo el resto del equipo que había usado el día de la victoria.

La fiesta se mantuvo en la iglesia de Nuestra Señora de París al día siguiente, el 18, y el oficio era doble. La armadura fue antiguamente exhibida en la iglesia en el aniversario de la batalla.

Tagged with:     , , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: