La Verdad y Pilatos

Desde el amanecer del cristianismo, el pregón que recuerda la pasión y muerte del Salvador resuena en los rincones del universo. Con mayor libertad o bajo persecución – como las muchas que hay en el presente – la humanidad siente el dolor y escarnio que sufrió el Hijo de Dios por amor a nosotros.

Entre los momentos más duros, el “ecce homo” de Pilatos es, tal vez, uno de los más conocidos.

Veamos un poco el contraste de naturalezas que luchaban en ese momento. De un lado el orgullo del romano, encarnando el mundo pagano poderoso y corrupto del momento. Pilatos sabe que Cristo es Dios, su esposa lo recuerda y los informes confirman los milagros y palabras divinas.

Él, cobarde como todos los pecadores, no peca por ignorancia: sabiendo la verdad, emite la condena con la esperanza de que la democracia, el voto popular, el halago al populacho, pudiese salvar a Cristo de la injusticia. Desea exculparse, buscar el apoyo de otros para esconder su culpa. En su gesto inmortal, se lava las manos para que no se le acuse del crimen cometido.

Tras Pilatos se revolvía el mundo antiguo, ese que recorrió todos los senderos del pensamiento y de los placeres mundanos, que gozó del poder y la gloria tanto como saboreó la derrota y la desaparición de civilizaciones.

Dos perfiles tan distintos, un mundo que anochecía descompuesto por la corrupción, confuso en sus filosofías, asqueado de placeres desenfrenados, agobiado por un sistema pagano en sus formas y fines. Del otro el amanecer de la Sabiduría Encarnada, la caridad, el reino de los Evangelios, el esplendor del arte y la gloria de las culturas. Se enfrentaban, frente al populacho, los estertores de un mundo moribundo y el resplandor de la civilización hacia la que caminaba a tientas la humanidad desde sus orígenes, con mayor o menor fortuna en la intuición de sus formas y fondos.

El burócrata temeroso de perder su poder, con una astucia torpe y miope trata de confundir al Verbo: “¿quid est veritas?”, pregunta. ¿Qué es la verdad? ¿No es esa hoy en día la misma atrocidad proferida en labios de los paganos modernos e incluso – ¡oh dolor! – de quienes conociendo la verdad la relativizan aun estando al cuidado de las almas?

La sociedad cegada en el apetito desenfrenado de placeres, temerosa de que la luz revele su hedionda verdad, cuestiona la verdad misma. ¿Quiénes somos para juzgar, si todo es relativo y, por tanto, todo es permitido en tanto no impida nuestros placeres? Así ponen los Evangelios esta revuelta en labios de Pilatos y hoy los nuevos Pilatos la repiten.

Del otro lado de la pestilencia el Divino Salvador, digno, hermoso, severo, perfecto, manso y humilde pero glorioso como rey que es, responde afirmando que Él mismo es esa Verdad, ese Camino único y excluyente, esa vida en abundancia que no se compara con las torpes ofertas del demonio, el mundo y la carne.

Como todo corrupto, Pilatos se vuelve escéptico para no enfrentar la maldad de su vida y cultura. Se torna relativista para que todo le sea permitido y nada incomode su camino. Ya no son sólo sofismas sino el enfrentamiento de mundos opuestos, que se odian como enemigos irreconciliables. Pero el corrupto se niega incluso a lo irreconciliable porque es incómodo sostener un debate interno o público con lo evidente.

En ese naufragio del que se hace eco Pilatos, del abismo insoldable del fracaso del mundo hecho para sí mismo se asoma el pináculo de la gloria. Contra el pozo la montaña. Ante la noche el día. Frente al demonio Dios mismo. He aquí una bella reflexión para meditar en Semana Santa. Que Nuestra Señora ilumine a todos los hombres y así alcancemos la salvación, o bien se cumplan los terribles anuncios sobre la rebelión, el triunfo y la Gloria.

Tagged with:     , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: