La prudente Abigail

Abigaíl es una de las mujeres de quien habla con elogio la Sagrada Escritura, llamándola prudentísima y hermosa. fue mujer de Nabal, rico montanés que se se había establecido en el carmelo en tiempo de David; y aunque tenía, entre otros bienes, tres mil ovejas, mil cabras, y un número inmenso de camellos y yeguas, dice el sagrado texto que sobre ser cruel y malicioso, era sumamente avaro. Y de aquí el citar como prudente a Abigaíl, que no sólo sufría con extrema paciencia, sino que remediaba los excesos de su esposo.

Cuando el santo Rey Profeta huía de la persecución de su suegro Saul, llegó cerca del desierto de Fharám, donde Nabal tenía sus ganados, y lejos de aprovecharse de ellos para mantener a su gente, que carecía de víveres, los defendió de unos ladrones que pretendían robarlos. Después David envió a diez criados jóvenes a Nabal pidiéndole atentamente que en atención al servicio que acababa de prestarle, le mandase lo que necesitaba para sustentar a los que le seguían. Nabal, olvidando el servicio, se irritó por la petición, y no sólo rehusó a David lo que le pedía, sino que contestó a los diez criados en los términos siguientes: “Yo no tengo mi pan ni la carne de mis ovejas para mantenimiento de gente desconocida”.

Sabido es que entonces la fama de David se había extendido por toda la Judea ya por haber dado muerte al gigante Goliath, y por haberse casado con una hija de Saúl. Así que se indignó al oír tan grosera respuesta, y mandó a los suyos que se apoderasen de los ganados de Nabal y de todo cuanto poseía. Advertida Abigaíl por un criado del mal comportamiento de su marido y de la determinación de David, hizo preparar instantáneamente provisiones suficientes para los que acompañaban a este, y sin dar parte al primer por temor de que se opusiera a su intento, marchó en persona a ofrecérsela.

Cuando llegó al pie de la montaña y la hicieron conocer a David, que venía por el mismo camino, se acercó a él, se postró a sus pies, y excusó a su marido diciendo que como su nombre lo indicaba (Nabal en lengua hebrea significa loco y simple) era un insensato: que no estaba en su casa cuando los criados habían ido a pedir los víveres, pero que habiendo sabido la loca contestación de Nabal, venía ella misma a traerlos y suplicarle que los aceptase con los votos que hacía por su felicidad y buena suerte suerte.

David se aplacó y bendijo al Dios de Israel, y aseguró a Abigaíl que podía volver en paz a su casa, sin temor de que le sucediera daño alguno. En efecto, la hermosa y prudente mujer de Nabal encontró a este cuando volvió a su casa entregado al regocijo de un festín que daba a sus amigos, celebrando como era costumbre la época del esquileo, y según la Escritura, no le dijo nada de lo que había pasado, porque tanto su marido como los convidados bebían en exceso y estaban completamente embriagados.

Al día siguiente le informó del acontecimiento y del riesgo que por una imprudencia tan grande habían corrido su casa y riquezas. La avaricia de Nabal era tan excesiva que semejante noticia y la consideración de aquel riesgo le causaron una impresión profunda. Tanto que cayó enfermo y falleció a los diez días. Tan pronto como David supo su muerte, envió sus criados a Abigaíl, pidiéndola en matrimonio, y ella postrada en tierra, contestó: “Aquí está su esclava, serviré para lavar los pies de los criados de mi señor”.

En seguida hizo los preparativos necesarios, y según dicen Josefo y Saliano, asistida de cinco doncellas, y de todos sus parientes, marchó al punto donde David la esperaba. Se celebraron las bodas – porque entonces estaba permitida la poligamia – y David tuvo con Abigaíl un hijo llamado Cheleab, que otros conocen con el nombre de Daniel, sin que se diga nada más de ella en el texto sagrado.

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: