La noche sobre Roma

El panorama es aterrador: más de dos tercios del mundo protestante se vincula con el pentecostalismo y la misma proporción infecta a los nuevos movimientos católicos, sin considerar los refritos de la nueva era dentro y fuera del cristianismo.

Esto es grave por dos aspectos. Por un lado porque tanto las confesiones tradicionales como el catolicismo fueron desbancados por la locura. Por otro, significa que la fe se ha convertido en algo subjetivo y emocional.

Para todos ellos y los contaminados que aún no se entregan del todo a este fenómeno, no hay una verdad revelada sino una interpretación personal. La fe deviene en una práctica emocional donde los sentimientos mandan. En un principio se trataba de algo propio de personas ignorantes y animalizadas, que berreaban en busca de estímulos. Hoy es sintomático que hasta las falsas apariciones giran en torno al tema. Se ha llegado a proponer que no se asista a Misa si no se sienten ganas. Que la oración debe sentirse o no sirve. Que el matrimonio termina cuando ya no se siente. Que la práctica cristiana está movida por un sentimiento de compasión hacia los pobres. Y, por sobre todo lo anterior, que la comprensión de las Sagradas Escrituras es el centro pero que cada quien la interpreta a su manera y según lo que sienten al respecto.

Nada más odioso para todos ellos que una interpretación magisterial, los dogmas o el concepto de herejía o error. Un buen test para el lector es medir el grado de rechazo a estos últimos términos para constatar el grado de defección del fiel.

Curiosamente son estas mismas gentes las primeras en abrazar los dogmas tantas veces cambiantes de las ciencias como las de la salud – su primera preocupación, por cierto – de manera tal que cualquier desviación respecto a lo que diga la ciencia es condenada, perseguida y prohibida con gran placer. No aceptarían que se enseñase un error matemático pero no tienen problemas con que cada quien interprete a su gusto la doctrina cristiana.

Junto con ellos están los depredadores – que no pastores – que perfumándose como ovejas depredan las almas arrastrándolas al abismo del pecado y del error, llamando bien al mal y deseable a lo que debería repugnarnos.

Tales monstruos sonrientes blasfeman e incitan al pecado llevando al rebaño con toques de flautas populistas. Y las ovejas descarriadas – que hoy forman el rebaño – escuchan del lobo halagos para sus vicios y les siguen con devoción. Se aprueba el mal, se condena al bien, los perversos son queridos y los verdaderos fieles perseguidos. A tales depredadores se les oye y sigue en tanto no se les prohíban sus pecados y malas inclinaciones. Las ovejas fieles – los nuevos “descarriados” – no escuchan de sus hocicos las palabras de quien es verdadero Dios y verdadero hombre, el Buen Pastor, el único Camino, la única Verdad y la única Vida verdadera, y a quien hemos escuchado con veneración de todo el Magisterio de la Santa Iglesia a lo largo de todos los siglos.

Cuando la noche cae sobre Roma, resuenan las palabras de Pedro, cabeza primera de la Santa Iglesia, respecto a las obediencias debidas: “Obœdire oportet Deo magis quam hominibus”, esto es, es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres. (Act V, 29)

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: