La fiesta del Inmaculado Corazón

La idea de la devoción litúrgica al “purísimo Corazón de María” fue sugerida por los comentarios de los Padres de la Iglesia sobre el libro de las Sagradas Esctituras, el Cántico de los Cánticos.

Horar al Inmaculado Corazón se unió primero a la adoracón del Sagrado Corazón de Jesús, en el siglo XVII, por san Juan Eudes. Sin embargo, sólo fue a comienzos del siglo XIX que el papa Pío VII permitió que algunos lugares mantuvieran una fiesta en su honor, el domingo después de la octava de su Asunción. El Papa Pío IX le concedió una Misa y Oficio apropiados. Sin embargo, en la edición de 1920 del Misal Romano, hecho en el espíritu del Papa San Pío X, se celebró el sábado después de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús.

El 8 de diciembre de 1942, durante la terrible Segunda Guerra Mundial, el Papa Pío XII consagró a toda la humanidad al “Inmaculado Corazón de María”. De forma consecuente, extendió la fiesta a la Iglesia Universal y le dio una nueva Misa y Oficio, por decreto del 4 de mayo de 1944. Esa fiesta del Inmaculado Corazón es fija, no en un domingo,s ino en cada octavo día de Asunción.

María, en el Cielo, intercede amorosamente en nuestro favor. Su Corazón es el símbolo de ese amor ardiente, que Ella dirige primero a Dios, pero tambié, en su cuidado maternal, por todas las almas humanas que su divino Hijo le confió en la Cruz. Nosotros exaltamos la particular santidad de su Corazón, y le rogamos que nos obtenga “paz para todas las naciones, libertad para la Iglesia, conversión para los pecadores y para todos los fieles, amor por la castidad y la práctica de todas las virtudes” (Decreto del 4 de mayo de 1944).

Esta fiesta toma en particular consideración el pronunciamiento de Fátima en 1917, donde Ella dijo a los tres pastorcitos, Lucía, Jacinta y Francisco, que Dios quería establecer en todo el mundo la devoción a su Inmaculado Corazón. Este deseo de Dios debería elevar ese amantísimo Corazón en un pedestal más alto en nuestros propios corazones, y llevarnos a promover la devoción en nuestras familias, entre nuestros amigos y relaciones, y a todos aquellos con los que entremos en contacto en nuestra vida. En Fátima, en 1917, Nuestra Señora prometió la salvación a todos aquellos que abrazaran la devoción a su Inmaculado Corazón.

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: