La capilla de San Clemente

Aufidiano, en el reinado de Trajano, desterró a San Clemente, Papa, a la antigua colonia griega del Quersoneso. Y no contento con esto, después ordenó que fuese llevado cinco kilómetros mar adentro y ahogado. Los cristianos de Quersoneso rezaron para que Dios les mostrara el cuerpo del santo. Por ese motivo, el mar retrocedió cinco kilómetros, y dejó el camino seco y firme.

Cuando los cristianos se metieron por ese pasaje, vieron una capilla o pequeño templo en ese lugar imposible, y dentro se encontraba un arca de piedra con el cuerpo del santo, con un ancla alrededor del cuello. El mar continuó en este estado por siete días, y luego recuperó su fuerza habitual. Dado el prodigio, no se llevaron de allí las santas reliquias.

Y se añade a esta gran maravilla que el fenómeno se repitió anualmente, en el mismo período, dejando a la vista la capilla con el cuerpo del santo. Simeón Metafraste (que murió 700 años después) asegura que este milagro se veía cada año incluso en sus tiempos.

Una mujer, que iba con un niño en brazos en peregrinación a esta capilla en lo profundo del mar, puso al pequeño junto al cuerpo del mártir. Era el último de los siete días, y el mar se acercaba rápidamente. La mujer empezó a correr para salvarse, dejando al niño atrás. Se quedó muy afligida en la playa, corriendo de un lado a otro esperando ver el cuerpo ahogado de su hijo, pero no sucedió y finalmente tuvo que irse.

Estaba tan avergonzada y arrepentida de haber abandonado al niño en su precipitación por huir de la muerte, que al año siguiente, cuando el mar se retiró como siempre, visitó nuevamente la capilla. Allí encontró al pequeño durmiendo tranquilamente donde ella lo había dejado. Lo levantó presa del frenesí, y le preguntó qué le había pasado durante ese año, mientras altas y fuertes olas pasaban encima suyo. El pequeño respondió que no sabía, porque recién en ese momento se había despertado.

Efrain, Obispo de Cersona, San Beda el Venerable, San Gregorio de Tours, Adon, Arzobispo de Treveris y Niceforo Calixto entre otros afirman el milagro del mar. Y San Gregorio de Tours y el Obispo Efrain relataron el de la mujer con el niño.

Mas adelante el Papa Nicolas I, alrededor del año 860 y estando ya seco el sepulcro, llevó el cuerpo de san Clemente a Roma y fue sepultado en una iglesia que se fundó con su nombre.

(“Flos Sanctorum”. P. Alonso de Villegas. 1794. pág. 779)

Tagged with:     , , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Comparta su opinión

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: