Jovinianistas

Sectarios de Joviniano, hereje que apareció a finales del siglo IV y a principios del V. Después de haber pasado algunos años bajo la dirección de San Ambrosio en un monasterio de Milan y en las prácticas de una vida muy austera, Joviniano se disgustó de ella y prefirió la libertad y los placeres de la ciudad de Roma a la santidad del claustro.

Para justificar su mudanza enseñó que la abstinencia y la sensualidad eran en sí mismas cosas indiferentes, que sin consecuencias se podía usar de todas las carnes, con tal de que se hiciese con acción de gracias, que la virginidad no era un estado más perfecto que el matrimonio, que era falso que la Madre de Nuestro Señor hubiese quedado virgen después del parto, que de otro modo era necesario sostener con los maniqueos que Jesucristo no tenía más que una carne fantástica.

Pretendía que los que habían sido regenerados por el bautismo no podían ya ser vencidos por el demonio; que como la gracia del bautismo es igual en todos los hombres, y el principio de todos sus méritos, los que la conservasen gozarían de un Cielo y una recompensa igual. Según San Agustín sostenía también como los estoicos que todos los pecados son iguales.

Joviniano tuvo muchos secuaces en Roma. Una multitud de personas que hasta entonces habían vivido en continencia y mortificación renunció a un género de vida que no creían buena en nada, se casaron y llevaron una vida regalada a los sentidos, persuadidos de que podían tenerla sin perder las recompensas que la religión nos promete.

Joviniano fue condenado por el Papa Siricio y por un concilio que tuvo San Ambrosio en Milán en el año 390. San Jerónimo, en sus escritos contra Joviniano, sostiene la perfección y el mérito de la virginidad con la vehemencia propia de su estilo. Algunos se quejaron de que parecía condenar el estado del matrimonio, y entonces el santo doctor manifestó que se le comprendía mal y explicó con más exactitud. Como siglos más tarde los protestantes adoptaron buena parte de los errores de Joviniano, renovaron el mismo cargo contra San Jerónimo.

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: