Hopkinsianos

Dios nombre a esta secta Samuel Hopkins, que nació en el año 1724 en Waterbury en Connecticut y fue pastor de la primera iglesia congregacionalista de Newport. Murió en 1803.

Según él, la ley divina es la regla de toda virtud y de toda santidad: consiste en amar a Dios, al prójimo y a nosotros mismos. Todo lo que es bueno se reduce a esto, y todo lo que es malo se reduce al amor propio que tiene por fin último a uno mismo: es una enemistad dirigida contra Dios.

De este amor desordenado y de lo que le halaga nacen como de su origen la ceguedad espiritual, la idolatría y las herejías. Hopkins creía que la introducción de los pecados en el mundo redundaba en bien general, porque decía que servían para hacer resplandecer la sabiduría, la santidad y la misericordia de Dios.

El plan conforme al cual había ordenado Dios el mundo moral, era este: si el primer hombre era fiel, su posteridad sería santa. Si pecaba, ésta sería culpable. Pecó, y así fue no la causa de nuestra caída, sino la ocasión para nosotros de imitar la suya. Su pecado no se transfiere a nosotros. Así tampoco nos es transferida la justicia de Jesucristo; que si no, le igualaríamos en santidad; pero alcanzamos el perdón por la aplicación de sus méritos. El arrepentimiento, que precede a la fe en Jesucristo, puede existir sin la fe; pero esta supone el arrepentimiento según el dicho de la Escritura: ‘Haced penitencia y creed el Evangelio’.

Las creencias de esta secta tenían pocas diferencias con la predestinación de los calvinistas. La diversidad entre estos y los hipkinsianos es como la que hay entre el principio y las consecuencias. Los hopkinsianos desechaban la imputación, en cuyo artículo diferían de los calvinistas; pero conservaban como ellos la doctrina de la predestinación absoluta, la influencia del espíritu de Dios para regenerarnos, la justificación por la fe y la concordia de la libertad y de la inevitable necesidad.

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: