El milagro y metáfora de la escalera del Monasterio Loreto

Con frecuencia la historia nos obsequia metáforas preciosas sobre las virtudes y los vicios. En su mentalidad sacral, el hombre medieval continuó la tradición de escribir Bestiarios, aquellas obras de inspiración filosófica y teológica sobre metáforas de animales que por sus cualidades representaban lo mejor y lo peor del ser humano.

La visión angélica nos inspira a contemplar desde la tierra ascendiendo – por la elevación de los pensamientos – hasta el mismo Cielo, o descender hasta lo nauseabundo del infierno. El suave tacto y el perfume de una rosa nos remite al trato maternal y exquisito de Nuestra Señora. Un sapo, por contraste, nos habla de la vida vulgar de quien prefiere vivir su vida estable en un estanque de aguas tibias y putrefactas, comiendo moscas – una metáfora del alma mediocre que desprecia el heroísmo – en contraste con el águila, que vuela mirando directamente al Sol, haciendo del mismo cielo su hogar.

El Águila en el tetramorfos

tetramorfosEsta grandeza del águila presta al apóstol San Juan la forma en que las Sagradas Escrituras le refieren en el tetramorfos, el ícono de cuatro formas de la que habló San Ezequiel de naturaleza humana de frente y animal de espaldas y luego refinada por el mismo Apóstol Amado en el pantocrátor, los cuatro ángeles zoomorfos que rodean al Pantocrátor, Dios todopoderoso.

En este tetramorfos el águila nos representa el pensamiento elevado y profundo tanto de la mente divina como de la visión del Apóstol Virgen.

En este punto es muy interesante remarcar cómo San Juan, uno de los hermanos Boanerges, no mira la venida del Salvador de forma sinóptica como los otros tres evangelistas. Su mirada va hacia los cielos y se centra en lo más sublime de las ideas y grandes parábolas. Cada trozo de su evangelio nos obsequia con una elevación tal que puede leerse de muchas formas, como si de capas superpuestas se tratase, elevando el pensamiento a lo más místico, a la manera de los ángeles. Por eso es un evangelio místico. Requiere elevarse de la tierra para sus interpretaciones. El estudio profundo y la constante meditación nos permiten saborear este evangelio que desprende verdaderas joyas no sólo a los consagrados a la vida religiosa sino también a filósofos y psicólogos, a la sensibilidad estética de los artistas y hasta los mismos científicos. La sabiduría de San Juan le convierte propiamente en un águila por todas sus propiedades.

La gracia recibida por las Hermanas de Loreto

En 1812 tres piadosas mujeres fundaron en Kentucky, Estados Unidos, bajo la dirección del Rev. Charles Nerinckx una comunidad religiosa enfocada en la educación católica de la juventud. Se adelantaban al espíritu que años después movería a San Juan Bosco. Así, de la asociación piadosa de los Amigos de María a los pies de la Cruz pasaron a ser la comunidad religiosa de las Hermanas de Loreto a los pies de la Cruz. En Santa Fe – entonces parte del México católico y hoy parte del Nuevo México norteamericano – fundaron la prestigiosa Academia de Loreto, en cuya capilla se vio la luz de la intervención sobrenatural que ocupa nuestra nota.

Las hermanas fundadoras comenzaron a construir la escuela y con un celo verdaderamente apostólico trabajaron por llevar a las almas perfecciones que preparasen a los hombres para el Cielo.

Así, en 1872 Monseñor Jean-Baptiste Lamy, arzobispo de la arquidiócesis de Santa Fe, inspirado por el espíritu del Concilio Vaticano I y permaneciendo en el aire las gracias sobrenaturales de la aparición de Nuestra Señora de Lourdes, mandó construir la capilla del convento bajo el nombre de Capilla de Nuestra Señora de la Luz.

En ella se aplicaron los mejores sentimientos religiosos. El arquitecto francés Antoine Mouly la diseñó con exquisito gusto neo-gótico. Importaron las elegantes agujas del edificio, sus contrafuertes y vitrales desde Francia. Se elevaba sobre tierras americanas una preciosa miniatura que rememora la Sainte Chapelle francesa mandada a construir por San Luis Rey de Francia para contener las reliquias de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

Pero dentro de los designios de Dios otros planes se cruzan con nuestros deseos: el arquitecto murió repentinamente sin terminar de construir la capilla. No fue sino hasta casi concluir los trabajos que repararon en que no había escalera para subir a la galería del coro. La capilla era demasiado pequeña para construir una escala normal. Y las opciones de levantar una escala portátil fueron desechadas, naturalmente, por el decoro de las religiosas y la forma de sus hábitos.

Las piadosas hermanas se pusieron en las manos del Cielo y comenzaron una novena al glorioso patriarca San José. Pidieron fervorosamente una solución para acceder al coro. Al amanecer del día siguiente de la novena un varón se presentó en las puertas del convento, junto a un burro, madera y herramientas muy primitivas: una escuadra, una sierra y pidió agua tibia. Declaró que él construiría la escalera del edificio sin terminar con la condición de que se le diese absoluta privacidad. Y así, durante tres meses nadie más entró a la capilla.

Cuando las monjas y los testigos abrieron el recinto se sobrecogieron por la elegante belleza de la estructura y porque… el carpintero desapareció sin dejar rastros. No firmó la obra ni cobró por su trabajo. Se pusieron avisos en los periódicos para encontrarle pero nadie supo dar respuesta porque nadie le conocía. Fieles y religiosas agradecieron a San José por el milagro que hasta hoy permanece intacto uniendo la capilla a la galería del coro.

La santa escalera del Loreto

Esta joya de madera es un trabajo de carpintería sorprendente. Se eleva 6 metros con peldaños en hélice trenzados sobre si mismos formado con tres giros, dando dos vueltas completas sobre sí misma. Pero esto no es lo asombroso: se construyó con madera inexistente en la zona y sin utilizar un solo clavo, tan sólo tarugos de madera. No se apoya sobre ninguna pared o soporte y no lleva un pilar central que la sostenga. Se compone tan sólo de uniones. Sus peldaños son 33, la edad que Cristo tenía al momento de su dolorosa pasión y muerte. Con el paso de los años se le agregaron una barandilla y un pilar adyacente. Y si hoy fuese posible hacerla con uso de herramientas modernas y electricidad, es imposible concebirla con herramientas y tecnología tan rudimentaria para su tiempo, sin precedentes en la arquitectura hasta hace relativamente poco.

Su popularidad se renovó cuando se convirtió en un episodio de la serie norteamericana “Misterios sin resolver” y se filmó la película “La escalera” inspirada en ella.

La corrupción de lo óptimo

Tanto los maestros de espiritualidad como los filósofos nos advierten que la corrupción de lo mejor deviene en la peor de las corrupciones. Un hombre inteligente puede hacer mucho bien pero también mucho mal. Una vocación religiosa elevada, una vez corrompida, degenera en las peores aberraciones.

La Academia Loreto formó mujeres virtuosas por décadas hasta que el modernismo infectó su alma. En los años del Concilio Vaticano II la crisis espiritual que azotó la Iglesia, esa que en palabras de Pablo VI serían los humos de Satanás penetrando la Iglesia, golpeó a esta comunidad que ya venía dando muestras de su decadencia.

En 1968 cerraron la Academia y se mandaron a las alumnas al Colegio de San Miguel de los padres lasallistas, que se volvió mixto para recibirlas.

Hoy, la capilla que vio la luz del milagro, esa gema de carpintería única, construida por un solo hombre sin ayudas, que se apoya sin ningún punto de sustento ni soporte central, sin clavos ni pegamento, con una madera que no guarda concordancia con ninguna conocida en la región, con 33 escalones, pertenece a una empresa privada que la alquila como sala de eventos. Se paga por entrada y se utiliza como museo. Quienes se casan gozan con tomarse fotos en la escalera y subirla a las redes sociales.

Las hermanas se volvieron una comunidad ultramodernista, verdadera delicia para los progresistas más radicales, con estatus de ONG para la ONU, dedicada a la “justicia social” y lucha anti armas nucleares o cualquier forma de militarismo, que se enfoca en la defensa de inmigrantes y víctimas de regímenes militares (no de izquierdas, por supuesto), activismo de causas de minorías y ecologismo.

Desde el Cielo, María Santísima junto a su casto esposo y su Divino hijo llora contemplando la corrupción sobre la tierra y el destino de las joyas de la cristiandad y el desprecio por la salvación de las almas, la santidad y la visión sobrenatural. Que Dios se apiade de nosotros.

monjas_ayer_hoy

Tagged with:     , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: