El fuego de los Serafines

Los Serafines poseen en grado eminente todas las virtudes de los Ángeles inferiores, y su gloria es superior a la de todos los demás espíritus celestiales. “Por eso, dice San Dionisio, participa más que los otros órdenes de Ángeles de la propiedad del fuego divino, y posee en más abundancia la sabiduría de Dios”.

Siendo Dios un fuego que abrasa, es decir, amor y caridad por naturaleza, y estándole aquellos bienaventurados espíritus unidos íntimamente, son ellos mismos abrasados por el fuego divino. Así dice San Bernardo: “Los Serafines arden por la caridad, y brillan por sus luces: arden con el fuego de Dios, o mas bien con un fuego que es el mismo Dios”. En su gran perfección no respiran más que amor: aman con todas sus fuerzas y poder, y quisieran llenar al cielo y la tierra con el divino ardor que les penetra.

El amor que les abrasa es siempre activo, siempre en movimiento. Los Serafines no interrumpen jamás el acto de su amor, jamás pueden llegar a saciarse de contemplar a Dios amándolo. En Él sólo encuentran la hermosura, la grandeza, la bondad, la perfección por esencia. Siendo un fuego vivificante, los Serafines sacan de Dios el principio, el alimento y la inmortalidad de su existencia.

Este fuego que les constituye es su propia vida, porque no viven para sí mismos sino en Dios y por Dios. Es un fuego inmortal, que no puede ser consumido, ni apagado, ni disminuir su actividad. Es además un fuego inteligente y sabio, que hace entender a su medida a los Serafines la esencia infinitamente amable de Dios, llevándoles a un éxtasis continuo. Como dice San Bernardo: “Los Serafines no pueden contener en sí mismos los transportes de su amor”. Y San Agustín añade: “Amor que arde sin cesar, que nunca apagais, que está siempre encendido sin que pierda nada de su actividad”.

Por lo tanto para ellos es una necesidad desahogarse en acciones de gracias y alabanzas hacia el objeto de su amor inextinguible. San Juan nos habla de los armoniosos cánticos de los Serafines, invitándonos a todos a tomar parte de ellos.

Oración

Derramad en nuestras almas, espíritus seráficos, algunas centellas de ese divino fuego que os abrasa. vosotros sabéis cuán vacío está nuestro corazón de estos tiernos sentimientos que os penetran. Coged del altar del Señor un carbón ardiente, y con él purificadnos y abrasadnos.

¿Viviré mucho tiempo sin conoceros, oh Dios mío, tal como Sois, y por consiguiente sin amaros con toda la fuerza de mis facultades? Si los Serafines Os aman con un amor ardiente, es porque Os conocen con una ciencia perfecta. ¿Cuándo podré yo ver la luz en Vuestra luz misma? A ejemplo de ellos yo deseo conoceros, y conociéndoos quiero amaros cada día más y más, por los siglos de los siglos. Amén.

Tagged with:     , , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: