El Escapulario de la Inmaculada

La Santísima Virgen apareció en el año 1616, dignándose favorecer a quienes usasen este Escapulario. La Venerable Úrsula Benincasa vio a Nuestra Señora con el Niño Jesús en brazos, y recibió la petición de fundar un instituto de Hermitañas Teatinas, las cuales, vistiendo de blanco y azul-celeste, a imitación suya, viviesen enteramente separadas del mundo y se ocupasen de pedir continuamente a su divina Majestad la reforma universal de las costumbres.

Debían ser treinta y tres, en memoria de los años que Él vivió entre los hombres. Y le aseguró la Virgen que si perseveraban en este santo ejercicio hasta la muerte, les concedería en vida muchas gracias y después las libraría con prontitud del purgatorio.

Sor Úrsula deseaba, sin embargo, que la devoción a María Inmaculada fuese extendida, y que aquellas gracias no se limitasen a aquellas pocas vírgenes, sino que pudiesen también gozar de ellas todas aquellas personas, seglares o religiosas, que viviendo una vida cristiana, cada cual según su estado, sintiesen en su corazón devoción tan santa, y cooperasen con sus ejemplos y oraciones a la reforma de costumbres, y llevasen sobre sí hasta la muerte el Escapulario blanco-azul. Esto rogaba sin descanso Sor Úrsula, y la señal que obtuvo de ser oída fue hacerle ver una multitud de ángeles que iban esparciendo por todo el orbe Escapularios azules-blancos.

Después de un riguroso examen, esta revelación recibió la aprobación de S.S. Gregorio XV, la que confirmó después Clemente IX.

Hablando de dicho Escapulario San Alfonso María de Ligorio, en su preciosa obra Glorias de María, dice: “yo para mí he procurado tomar todos los escapularios sobredichos. Singularmente sépase que el Escapulario de la Inmaculada Concepción, que bendicen los Padres Teatinos, además de las indulgencias particulares le están anexas todas las que están concedidas a cualquier orden, lugar pío y persona. Y especialmente rezando seis Padrenuestros, con Avemaría y Gloria en honor de la Santísima trinidad y de María Inmaculada, se ganan todas las indulgencias de Roma, de la Porciúncula, de Jerusalén y de Galicia, las cuales llegan a quinientas treinta y tres indulgencias plenarias, además de las parciales, que son innumerables.

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: