El Credo explicado: Segundo artículo

“Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor”

Dios Omnipotente, de quien hemos hablado en el primer artículo, tiene un Hijo verdadero y natural. La segunda parte del Credo, por lo tanto, nos enseña que debemos creer en la segunda persona de la Santísima Trinidad, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, del mismo modo en que creemos en Dios Padre todopoderoso.

Aquel Dios Omnipotente del que hablamos en el primer artículo tiene un único Hijo, verdadero y natural, que es Jesucristo. Para comprender mejor este punto, tomemos la semejanza del espejo: cuando uno se mira en él, se produce una imagen de sí mismo, tan semejante a quien se ve, que no se puede encontrar ninguna diferencia. De hecho no es solamente semejante en las facciones, sino también en el movimiento, ya que si el hombre se mueve, también la imagen se mueve; y esta imagen tan semejante no se hace con trabajo, ni tiempo, ni con instrumentos de ningún tipo, sino en un instante, solamente con mirar.

De la misma forma, para comprenderlo, podemos imaginar que Dios Padre, mirándose a Sí mismo con el ojo de su divino Entendimiento en el espejo de su Divinidad, produjo una imagen semejante a sí mismo. Sólo que Él ha dado a esta Imagen toda Su sustancia y todo Su Ser, lo que nos es imposible a nosotros mirándonos en el espejo. Por eso aquella Imagen es verdadero Hijo de Dios. Aquella Imagen es verdadero Hijo de Dios, aunque nuestras imágenes en el espejo no sean nuestros hijos. De esto hemos de concluir que el Hijo de Dios es Dios como el Padre, y un mismo Dios con el Padre y el Espíritu Santo, porque tiene su misma sustancia. Y además de eso hemos de entender que el Hijo de Dios no es de menor edad que el Padre, sino que siempre fue engendrado con la sola mirada de Dios a Sí mismo.

El nombre Jesús significa Salvador, y Christo, quiere decir Ungido. Antiguamente ungían a los Profetas, a los Sacerdotes y a los Reyes, y por ello Jesucristo, que es Profeta, Sacerdote y Rey, fue ungido con la plenitud y gracia del ESpíritu Santo sobre todos los Profetas, sobre todos los Sacerdotes y sobre todos los Reyes.

Porque el Hijo de Dios se hizo hombre para venir a rescatarnos con su Sangre, y guiarnos a la vida eterna. Y así, cuando se humanó tomó para Sí el nombre de Salvador, para mostrar que había venido para salvarnos. Y fue honrado por su Padre con el título de Sumo sacerdote y Rey Supremo, y todo esto quiere decir Christo.

Hay en Jesucristo dos naturalezas, así como dos inteligencias y dos voluntades: la divina y la humana. La unión indisoluble de estas dos naturalezas, pertenecientes a una sola y misma persona, la divina persona del Hijo de Dios, se llama unión hipostática o personal.

Y decimos que Jesucristo es Señor nuestro porque nos ha creado juntamente con el Padre. Así, es Padre y Señor nuestro como el Padre; y también, porque con sus trabajos y Pasión nos ha rescatado del poder del demonio, redimiéndonos y abriéndonos así las puertas del Cielo. Por lo tanto, siendo Jesucristo nuestro Señor, tenemos el deber de servirle con toda nuestra fidelidad y amor.

Los errores que se derivan de no creer o deformar este artículo del Credo son, entre otros: Negar de cualquier forma a la Santísima Trinidad; creer en varios dioses; ser panteísta (creer en un sólo Dios que es todo lo que existe); negar a Jesucristo una de sus dos naturalezas (divina y humana); negar la necesidad de nuestra salvación; negar la existencia del alma; desoír los mandamientos; negar que Él mismo nos haya salvado; negar que todo en nuestra vida debe estar dirigido hacia la salvación del prójimo y la propia; adulterar o suprimir de alguna forma la vida, milagros y enseñanzas de Nuestro Señor; negar la existencia del Cielo y el Infierno; negar la gravedad del pecado; negarse a servir a Nuestro Señor; caer en el error humanista; considerar únicamente las misericordias materiales sin las espirituales, etc.

Tagged with:     , , , , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: