El camino sencillo

La conversión de John Henry Newman fue, por muchos motivos, una de las más resonadas en Inglaterra. Hecho posteriormente Cardenal de la Santa Iglesia, se distinguió por su celo apostólico, su virtud como prelado, su erudición como intelectual, su agudeza como apologeta, su refinamiento como hombre de letras pero, sobre todo, por la caridad de su vida.

Destaca en él la rara distinción que existe entre conocer, con la profundidad de una autoridad, la vida y trabajos de los Padres y Doctores de la Iglesia y la cuestión de la santidad, que no deviene por el gran conocimiento, los muchos estudios o el grado académico, sino por el recto ejercicio de las virtudes por amor de Dios. La santidad es posible para todos, desde el campesino al rey, del ignorante al sabio, en la vida contemplativa o activa, en cualquier estado civil o función social y desde el niño hasta el anciano.

Esta santidad a la que todos, sin excepciones, estamos llamados, tampoco es fruto de complejos rituales o conocimientos ocultos. En su obra “Meditaciones y Devociones”, el Cardenal traza un precioso camino, simple y realista, hacia la santidad, que cualquiera puede cumplir si sigue las luces de la gracia, el cumplimiento de la vocación, la virtud constante y el acatamiento de la voluntad de Dios.

«Es el decir de los hombres santos que, si deseamos ser perfectos, no tenemos nada más que hacer que cumplir bien los deberes ordinarios del día. Un camino corto a la perfección. Corto, no porque sea fácil, sino porque es pertinente e inteligible. No hay caminos rápidos a la perfección, sino caminos seguros.

Creo que esta es una instrucción que puede ser de gran utilidad práctica para personas como nosotros. Es fácil tener ideas vagas de lo que es la perfección, que sirven lo suficiente como para hablar acerca de ellas, cuando no pretendemos señalarlas; pero tan pronto como una persona realmente la desea y se pone a buscarla, está insatisfecha con todo lo que es tangible y claro y constituye una especie de dirección hacia la práctica de la misma.

Debemos tener en cuenta lo que se entiende por perfección. No significa ningún servicio extraordinario, nada fuera de lo común o especialmente heroico; no todos tienen la oportunidad de actos heroicos o grandes de sufrimientos, sino que significa lo que la palabra perfección alude ordinariamente. Por ‘perfecto’ entendemos lo que no tiene defecto en él, lo que es completo, lo que es consistente, a lo que entendemos cuando queremos decir lo opuesto a lo imperfecto. Así como sabemos bien lo que es imperfecto en el sentido religioso, sabemos por contraste lo que se entiende por perfección.

Será perfecto, entonces, quien hace perfectamente lo que corresponde a su día y no necesitamos ir más allá de esto para buscar la perfección. No es necesario ir más lejos que lo propio del día.

Insisto en esto porque pienso que simplificará nuestros puntos de vista y fijará nuestros esfuerzos en un objetivo definido.

Si me preguntan qué deben hacer para ser perfectos, les digo:

No se quede en la cama más allá del tiempo en que debe levantarse;
dé sus primeros pensamientos a Dios;
haga una buena adoración al Santísimo Sacramento;
diga el Ángelus con devoción;
coma y beba para la gloria de Dios;
rece bien el Rosario;
sea recogido; mantenga fuera los malos pensamientos;
haga bien su meditación de la tarde;
examínese a diario;
vaya a la cama a tiempo,
y usted ya está actuando con perfección».

———-

(“Meditaciones y devociones”. Introducción y Notas de Francis McGrath, Vol. 5, Birmingham Millenium Oratory Edition, Gracewing, Leominster/Notre Dame University Press, Notre Dame, IN 2002, LXXIX. 679 pags).

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: