Definición: Ceguedad espiritual

La ceguedad espiritual es cierta forma de estupidez, un embrutecimiento del espíritu que impide ver y gustar de las cosas divinas. La ceguedad espiritual pertenece particularmente a la inteligencia; el endurecimiento a la voluntad. Una y otro son un pecado, la pena del pecado y un principio del pecado. La ceguedad espiritual, según dice San Agustín, es un pecado por el cual se deja de creer en Dios; es la pena del pecado, porque castiga el corazón orgulloso, atrayéndole con justicia el odio de Dios; es un principio de pecado, cuando el corazón, engañado por la pasión, hace cometer el mal (Lib. V. contra Julianum).

El ciego espiritual hace un Dios de su pasión, en la que pone su fin. No tiene fe. La ceguedad espiritual es el principio de una infinidad de pecados; mas lo que es principio de un gran número de pecados, muchas veces graves, es en sí mismo un mal gravísimo. La ceguedad del espíritu viene de la voluntad endurecida en el mal. A causa de esta ceguedad, ya no se siente nada, nada se ve, nada se teme; ya no se practica la virtud; se cae en la indiferencia, en la incredulidad y en la impiedad.

El ciego espiritual no comprende nada. El ciego – dice también San Agustín – no ve la luz del sol, aunque esté rodeado de sus brillantes rayos: el ciego espiritual no ve tampoco la luz de Dios (Lib. I. de Pec. et. Mer., c. XXV).

Jesucristo, el Evangelio, la Iglesia, el dogma, la moral, los sacramentos, la gracia, la santidad, las postrimerías, no son más que tinieblas para el ciego espiritual. Mas no ver hechos y verdades tan necesarias a la salvación, cuya existencia descansa en motivos de credulidad invencibles, es ser culpable.

La ceguedad espiritual es voluntaria; y esto es lo que la hace más culpable. No ha querido instruirse para obrar bien, dice el Profeta (35:4).

¡Qué estupidez es esta! – exclama San Pedro Crisólogo. ¿En dónde estamos? ¿Qué sueño es este que nos agobia? ¿Qué olvido mortal se ha apoderado de nosotros? ¿Por qué no cambiamos la tierra por el cielo? ¿Por qué no comparamos los bienes eternos con los que tenemos? ¿Por qué no nos procuramos las riquezas que han de ser duraderas a trueque de las que pasan tan pronto? (Serm. V).

Son necesarias dos cosas para la ceguedad espiritual:

1º. Un afecto perverso a la voluntad propia, que impide recibir la verdadera luz, por cuyo medio Dios nos propone, desarrolla y confirma suficientemente, ya por Sí mismo, ya por medio de sus profetas y apóstoles o de la Iglesia docente, las verdades necesarias a la salvación. Entonces se imita al que cierra su ventana para excluir los rayos del sol.

2º. Es menester la privación de la luz divina, privación que la voluntad perversa siempre acarrea. Entonces se halla uno en la impotencia moral de percibir la verdad.

¿No vemos cada día ciegos de espíritu voluntarios que se ocultan de la luz? ¿Nolo son los que huyen de las enseñanzas divinas, de los santos oficios y de las iglesias? Igualmente podemos decirlo de los jóvenes que no quieren recibir los buenos consejos de sus padres, de su fe, etc., que se apartan de la vida espiritual, exponiéndose temerariamente a las ocasiones próximas de pecar, y también de los padres negligentes, débiles, que no se esfuerzan por enderezar a sus hijos extraviados.

Tagged with:     , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: