Breve reflexión sobre la caridad

¡Cómo resplandece la incomparable caridad de Jesucristo, en frente de nuestros amores desordenados y pecadores! Su vida es un tejido de actos de edificante caridad y de acendrado amor a los humanos. A cada asechanza nuestra contra el prójimo opone un rasgo de sublime afecto; a cada injusticia de nuestra parte, hace resaltar la acción benéfica y reparadora de su amor, de ese amor ardiente, de esa caridad que nunca desfallece, nunca se fatiga, nunca se entibia y nunca cesa de hacer el bien.

Siempre activa y siempre solícita, derrama a manos llenas el inagotable tesoro de sus gracias y sus dones soberanos. A todos los que se acercan los bendice, los consuela, los ampara, los perdona, los anima, los sostiene y los edifica.

Tomemos esta reflexión con cuidadosa atención en este momento en que nos preparamos para el gran sacrificio que Nuestro Señor quizo hacer para salvarnos, y terminemos la breve meditación con una oración de reconocimiento, de disculpa y de amor.

Oración

Oh modelo de incomparable caridad, Jesús mío, cuyo ardiente amor por mí y por mis hermanos confunde y condena mi tibieza, mi orgullo y mi despreciable envidia. Perdón, Señor, te pido de por todos los males que he causado a mis semejantes con mi mal comportamiento, con grave menosprecio de Tus preceptos de caridad y amor que tanto me encareciste, y de los cuales me diste un admirable ejemplo.

¡Oh mi Dios! ¡Oh tierno y bondadoso Dueño mío! Perdona mi malicia, perdona mi iniquiedad y dame Tu gracia para no volver a faltar más, y para amarte a Ti sobre todas las cosas, y amar a mis prójimos con la ternura y vehemencia que nos dictó tu grande, entrañable y excelso amor. “Como yo os he amado, así también amaos vosotroslos unos a los otros.

¡Oh doctrina hermosa y bienhechora! Haced, mi Dios, que yo no la olvide nunca; haced que nunca se separe de mi mente y corazón, porque Tú me enseñaste, Dios mío, que Tú eres el Dios Rey nuestro por los siglos de los siglos, y has puesto para nosotros la salud en medio de la tierra.

Tagged with:     , , , ,

About the author /


Boanerges | Resistencia Católica. Para instruir en la sana doctrina y contradecir a quienes la niegan. "Non nobis, non nobis, Domine Sed nomini tuo da gloriam" | www.elboa.org

Related Articles

Suscríbase a la Resistencia

Suscríbase a la Resistencia

Únase a nuestro apostolado y reciba gratis en su correo todas nuestras actualizaciones, libros y novedades. Rezaremos por todos nuestros suscriptores, familias y actividades.

Galerías Visuales

    BOANERGES | Resistencia Católica

    Para defender la sana doctrina y combatir a quienes la contradicen | Salve, Roma! In te aeterna stat historia, Inclyta, fulgent gloria Monumenta tot et arae. Non praevalebunt horrendae portae infernae, Sed vis amoris veritatisque aeternae.

    Sitio Certificado y Verificado

    elboa.org Webutation
    A %d blogueros les gusta esto: